¿Se dirige el mundo hacia una nueva Guerra Fría? 

Origen: ¿Se dirige el mundo hacia una nueva Guerra Fría? | Noticias de Rusia | RBTH

¿Se dirige el mundo hacia una nueva Guerra Fría? | Noticias de Rusia | RBTH

¿Se dirige el mundo hacia una nueva Guerra Fría?

24 de abril de 2017 NIKOLÁI SHEVCHENKORBTH
A pesar de la llegada al poder de Donald Trump, aumenta la tensión entre Rusia y EE UU. Expertos analizan las diferencias y similitudes entre ambos periodos.

Phrases and...Bases

El último mandatario soviético, Mijaíl Gorbachov, que repetidamente ha alertado sobre una posible nueva Guerra Fría volvió a declarar: “El lenguaje de los políticos y el personal militar de alto rango es cada vez más militante. Las doctrinas militares se formulan cada vez con más dureza. (…) Todos los indicadores de la guerra fría están ahí”.

El analista Fiódor Lukiánov escribió que la posibilidad de una segunda Guerra Fría se ha convertido en el cuento del pastor y el lobo. Sin embargo, recientemente ha cambiado el tono: “Esta vez el antiguo presidente de la URSS está en lo cierto”.

El ruido entre Rusia y EE UU es cada vez menos comedido y los líderes de ambos países hablan cada vez más de la pérdida de confianza. Aunque los expertos apuntan a inquietantes paralelismos con la Guerra Fría, muchos creen erróneamente que la situación entre Washington y Moscú es más inestable que durante la Guerra Fría.

¿Guerra Fría 2.0?

Actualmente la escalada de tensión geopolítica alienta conflictos locales en todo el mudo, de manera similar a lo que ocurría en la Guerra Fría. La situación en Siria y Ucrania son ejemplos actuales de ello.

Pero aunque aumente la situación de desconfianza Rusia y EE UU la ausencia de una confrontación ideológica hace que los expertos no hablen seriamente sobre la vuelta de la Guerra Fría.

“La gran diferencia es que entonces los dos mundos estaban muy aislados entre sí, mientras que ahora […] han interiorizado, en muchos sentidos, la misma visión del mundo”, declara  Mark Galeotti, investigador en el Instituto de Relaciones Internacionales de Praga.

A pesar de que hay señales que se interpretan prematuramente como augurios de una nueva Guerra Fría, el estado actual de la situación no es como lo era en la segunda mitad del siglo XX.

Las únicas diferencias no son la visión del mundo compartida y la ausencia de una lucha ideológica. “Ambos países son todavía las mayores potencias nucleares del mundo, pero la fuerza militar ha ido perdiendo importancia en las últimas tres décadas”, explica Borís Stremlin, profesor de Relaciones Internacionales y experto en la historia de la Guerra Fría.

“El nivel de poder duro de las dos partes ya no es conmensurable. Además, y esto es más importante, en el sistema internacional actual hay más actores que no pueden ser disciplinados de manera eficaz por ninguna de las partes”, declara Stremlin.

En otras palabras, Rusia y EE UU son incapaces de resolver problemas internacionales sin involucrar a otros países con influencia regional y global. La era en la que se tomaban decisiones cara a cara entre los dos se evaporó con la caída de la URSS. Actualmente para hacer una gestión de crisis exitosa hay que incluir a todas las partes implicadas. Esta situación genera muchos riesgos y es muy impredecible, de modo que, inconscientemente, se recurre a un escenario más estable, como de Guerra Fría, para encontrar un punto de referencia, afirman los expertos.

Vuelta al futuro

“La ironía es que aunque Occidente vuelva a los estereotipos que retratan a Rusia como una amenaza, el concepto de Guerra Fría sirve como remedio para encontrar puntos de referencia en un mundo que es mucho más complicado, fluido y difícil de comprender”, declara Antón Fedyashun, director del Instituto Carmel de Cultura e Historia Rusas en la American University de Washington D.C.

En el mundo actual, en el que la amenaza terrorista está siempre presente, “parece que la bipolaridad de la Guerra Fría fue un periodo de relativa estabilidad. Había un enemigo identificado y al que se podía acceder mediante la diplomacia. Los conflictos actuales son mucho más abiertos”, dice Fedyashin.

A pesar de la agresiva retórica de la Guerra Fría, EE UU y la URSS “estaban básicamente de acuerdo sobre cómo gestionar el mundo. Hoy en día la causa principal sobre la vuelta del conflicto es que nadie tiene claro cómo puede ser la gestión del mundo y eso lleva a que haya tensiones”, continúa Stremlin.

Una de las preguntas más acuciantes y que nos remite a la Guerra Fría, a pesar de las diferencias, es si los líderes internacionales necesitarán el equivalente a una Crisis de los Misiles de Cuba – como se cuestiona Fiódor Lukiánov – para poder comenzar a construir un nuevo sistema para la gestión de las crisis internacionales y quizá de colaboración global.

Aunque mientras los académicos hablan de la necesidad de cooperar, parece que los políticos continúan inmersos en la Guerra Fría 2.0.

Zerocalcare, desde las jaulas del Estado Islámico

Origen: Zerocalcare, desde las jaulas del Estado Islámico

 

Zerocalcare, desde las jaulas del Estado Islámico

Zerocalcare, desde las jaulas del Estado Islámico

Página de ‘Kobane Calling’, el nuevo cómic de Zerocalcare sobre el pueblo kurdo y Estado Islámico.

El italiano Zerocalcare (Arezzo, 1983) avanza en julio del 2015 por una franja de terreno en el norte de Siria, en la frontera con Turquía, en la que aún humea un coche bomba, camino de la Kobane reconquistada por los kurdos y liberada del Estado Islámico, en la que aún olerá los cadáveres bajo las ruinas de la ciudad. Ve unas jaulas como las de los pájaros colgadas a la vista en las calles. Era donde los yihadistas “metían las cabezas que cortaba”, le explica una combatiente kurda del grupo que le acompaña. En medio de una plaza, otra jaula, esta mucho mayor: “para quemar personas”. “Ver aquello me impresionó mucho. En ese momento, todos los miedos que tenía en Italia cuando veía en la tele su barbarie coincidían con la realidad”. El dibujante, que esta vez no podrá repetir su presencia en el Salón del Cómic, que abre este jueves, donde el año pasado presentó ‘La profecía del armadillo’, sí ha podido escaparse un par de días a Barcelona para hacer lo propio con ‘Kobane Calling’ (Reservoir Books), relato, de nuevo autobiográfico, de dos viajes a través de Turquía, Siria e Irak hasta la franja de Rojava, que le llevaron a dar testimonio de la realidad y la lucha del pueblo kurdo.

“SU MARCA ES EL TERROR”

“Sentía la necesidad de ver a los combatientes del Estado Islámico, de saber si era cierta esa imagen que tenemos de ellos de que son unos monstruos y unos bárbaros”, asume Zerocalcare, seudónimo de Michele Rech y todo un fenómeno en su país (ha vendido dos millones y medio de ejemplares de sus cómics). No vio a los yihadistas pero sí las casas de Kobane que ocupaban en el 2014, a solo 200 metros de él, durante su primer viaje a la zona, desde territorio turco. Pasó a 30 kilómetros del Mosul ocupado y sabía que podían estar escondidos en las ruinas que atravesaban. “Su marca es el terror, funcionan gracias al miedo. Pero a través de los relatos de la gente de allí he logrado desacralizarlos. Me hablaban de jóvenes drogados que no sabían porqué luchaban o que lo hacían creyendo que los kurdos eran cristianos y se sorprendían de que eran musulmanes cuando los capturaban. Es necesario desmitificarlos, si les quitas el aura de combatientes invencibles ya no tienen nada de fascinante. Son personas, con todas sus contradicciones”.

  • Zerocalcare, desde las jaulas del Estado Islámico

    Página de ‘Kobane Calling’, el nuevo cómic de Zerocalcare sobre el pueblo kurdo y Estado Islámico.

  • Zerocalcare, desde las jaulas del Estado Islámico

    Página de ‘Kobane Calling’, el nuevo cómic de Zerocalcare sobre el pueblo kurdo y Estado Islámico.

‘Kobane Calling’ es un trabajo solidario, del que el autor dona parte de los beneficios al pueblo kurdo, y que, narrado desde la cotidianidad y como diario de viaje en primera persona, recuerda a las crónicas comprometidas de Joe Sacco (‘Palestina’, ‘Gorazde’) o Guy Delisle (‘Pyongyang’). “Kobane era un símbolo glorioso de resistencia, victoria y liberación y te imaginas que al llegar será una fiesta. Pero verla me hizo entender que una guerra, aunque se gane, siempre es destrucción. Ahora, dos años después, sé que se está reconstruyendo gracias al esfuerzo de los kurdos porque no hay ayuda de ninguna fuerza internacional”.

Porque los kurdos son un pueblo sin Estado, no reconocido oficialmente por la comunidad internacional, que viven entre Turquía, Irak, Siria e Irán. En el 2011 proclamaron la autonomía de la franja del Rojava, en zona siria y objetivo final de Zerocalcare. Y allí han creado lo que el dibujante considera “un camino de convivencia pacífica para Oriente” y a la vez “un faro para Occidente, donde nuestros modelos han caído, y nos da un modelo a seguir”. “Puede parecer utópico pero ellos han llevado a la práctica un confederalismo democrático basado en la convivencia étnica y religiosa, en la emancipación e igualdad de la mujer, la redistribución de la riqueza y la ecología”. Esta región intenta crear una sociedad más justa, con libertad de expresión, sin intervención religiosa en la vida pública, autoritarismo ni centralismo.

En esta insólita sociedad en zona de guerra, que Zerocalcare va descubriendo al lector con su testimonio, las mujeres musulmanas dirigen campos de refugiados y son comandantes de la guerra contra el yihadismo y luchan y mueren igual que los hombres. “Este papel lo han ido conquistando las mujeres kurdas a lo largo de los años. Al principio también había resistencia incluso dentro del movimiento kurdo. Hoy tienen un papel activo e igualitario, “toda institución u organización, como los combatientes, tiene una formación mixta y otra solo de mujeres autónoma. Y cada barrio tiene una casa de mujeres donde ellas acogen, y deciden y juzgan casos de violencia doméstica o violación”.

LA REPRESIÓN TURCA

En el otro extremo está la opresión sexual y religiosa del Estado Islámico o la falta de libertad de expresión y la persecución de Turquía hacia los disidentes y los kurdos. “Como la represión en Turquía se ha hecho más fuerte y alcanza a muchas más personas, no solo a los kurdos, muchos de los que huyen hallan en Rojava un hogar porque el movimiento de liberación kurda ha cambiado mucho y si antes pedían la independencia del Kurdistán, ahora piden ese confederalismo democrático sin base étnica”.

En su periplo Zerocalcare conoce a una animosa joven guía y a un hombre taciturno que cada mañana les prepara sopa de lentejas para desayunar. “Bromeas con ellos y luego descubres el dolor y el drama que esconden sus vidas. Lo más impresionante es que en la biografía de un kurdo, la cárcel y la tortura en Turquía es algo normal. Ellos suelen decir que solo tienen un amigo: las montañas”.

El viaje también le ha confirmado el papel turco y las variables alianzas en este complicado mapa geopolítico. “Turquía dice que combate al Estado Islámico en Siria pero en realidad lo hace mucho más contra los kurdos y ayuda a los yihadistas. Tiene un ejército muy fuerte y está en la OTAN y utiliza el chantaje de los refugiados contra la Unión Europea, que es incapaz de presionarla”.

Consciente de que el éxito de sus cómics reside en la temática autobiográfica y de vida cotidiana, Zerocalcare ya trabaja en uno nuevo. “Intento mostrar cómo las vidas de mis amigos y la mía, que tenemos entre 30 y 35 años, no han cumplido las expectativas que teníamos. Aunque tengas formación el mercado laboral te rechaza y el Gobierno y la sociedad italiana es fatalista y no hace nada. Mientras, nosotros nos hacemos mayores sin saber qué hacer con nuestras vidas”.

Otro cómic solidario, en los territorios palestinos

El autor malagueño José Pablo García recibió la propuesta de Acción contra el Hambre y de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo para acompañarlos en una misión solidaria a los territorios palestinos ocupados y reflejar su experiencia en un cómic. El resultado ha sido ‘Vidas ocupadas’ (Dibbuks), donde el dibujante, experimenta un nuevo registro de cuaderno de viaje después de haber llevado a la viñeta la vida del antiguo niño prodigio del cine español Joselito y de adaptar al cómic el magno ensayo ‘La guerra civil española’ de Paul Preston. Durante el periplo, de Gaza a Cisjordania es testigo de cómo viven los palestinos, acuciados por el acoso de Israel, que ha derribado muchas de sus casas, el embargo económico, la carencia de agua y la falta de suministros.

Una reflexión (pausada) sobre el atentado terrorista en Londres

Origen: Una reflexión (pausada) sobre el atentado terrorista en Londres

Cordón policial en la zona del atentado sucedido en el puente de Westminster, Londres, con el Big Ben de fondo. Jack Taylor/Getty Images24 Marzo 2017 Shaun Riordan

A pesar del shock inicial generado por el atentado, la realidad es que el terrorismo no es la mayor amenaza contra la seguridad y bienestar de los europeos. Ahora más que nunca es necesario tener una mayor perspectiva geopolítica.

El reciente atentado en Londres generó la oleada habitual de indignación moral de todas las corrientes políticas. Se elogió a la policía y las fuerzas de seguridad, como correspondía. Los medios dedicaron a hacer desesperadas especulaciones sobre quién, cómo, qué y por qué, además, de cuáles serían las consecuencias. Ha habido llamamientos a reforzar los poderes de vigilancia de la policía y los servicios de inteligencia. Sin menospreciar la pena y el sufrimiento de las familias de los fallecidos y los heridos, necesitamos tener cierta perspectiva en medio de todas estas emociones.

El terrorismo no es la mayor amenaza contra la seguridad y el bienestar de los europeos en la segunda década del siglo XXI (quizá lo sea para los turcos, los iraquíes o los sirios, pero esa es otra historia). Hay menos atentados terroristas y menos muertes debidas al terrorismo que en los 70 y 80, en pleno apogeo del IRA provisional, ETA, las Brigadas Rojas y Baader-Meinhof. El terrorismo islámico ha matado en el Reino Unido a la mitad de personas que los atentados del IRA solo en la isla de Gran Bretaña (sin contar, ni siquiera, con Irlanda del Norte), y la mayoría de esas víctimas lo fueron en un solo gran atentado. En parte, esto se debe a los esfuerzos de los servicios de seguridad y la existencia de medios de vigilancia más avanzados, que ha hecho que cada vez sea menor la sofisticación de los atentados. Pero también se debe a que la amenaza es menor. En Gran Bretaña, hoy, existen muchas más maneras de morir de muerte no natural que por el terrorismo islámico.

Hay que subrayar esa menor sofisticación de los atentados terroristas islamistas en Europa desde hace un año, aproximadamente. Una vez más, esto se debe, en parte, a los servicios europeos de inteligencia y seguridad, no solo a que el autoproclamado Estado Islámico (también llamado Daesh) haya cambiado de táctica. A esta organización le encantaría que las células que controla directamente siguieran llevando a cabo complejos atentados con armas y bombas. Esas acciones son la mejor propaganda, refuerzan más la moral de los combatientes del Estado Islámico en Irak y Siria y crean más terror en las sociedades occidentales. Pero da la impresión de que, en estos momentos, no tiene la capacidad de hacerlo. Por eso ahora vemos más atentados rudimentarios cometidos por individuos que tienen poco o ningún contacto directo con Daesh, y que, si bien se lo ponen muy difícil a los servicios de seguridad, no causan unas matanzas tan terribles ni con tantas víctimas (el horror de Niza es una excepción).

No cabe duda de que a la policía y los servicios de seguridad les interesa resaltar el peligro del terrorismo islámico, porque les da justificación para aumentar sus presupuestos y sus plantillas (es curioso que el terrorismo no fuera una preocupación de los servicios de seguridad mientras pudieron justificar su existencia por la Guerra Fría). Les permite tratar de obtener autorización para vigilarnos cada vez más, tanto si de verdad es necesario como si no. Hace mucho aprendí que, en Whitehall, “seguridad” es la palabra mágica que puede servir para justificar u obtener prácticamente de todo. Parece extraordinario que la policía y los servicios de seguridad tengan unos poderes de vigilancia más amplios y más invasivos que en los 70 y 80, en el peor momento de la campaña del IRA provisional en las islas y en plena Guerra Fría contra la Unión Soviética. Y ahora no cabe duda de que pedirán más.

Lo cual tiene dos inconvenientes. En primer lugar, al aumentar la vigilancia y justificarla por el miedo creciente al terrorismo, menoscabamos las libertades de la sociedad que estamos intentando defender. Lo disfracemos como lo disfracemos, aumentar el miedo de la población al terrorismo, como parecen hacer alegremente los medios de comunicación y algunos políticos, agudiza los sentimientos antiislam y alimenta las ideas populistas de extrema derecha. Cuando más ensanchemos la brecha entre las comunidades islámicas y no islámicas en nuestra sociedad, más peligro habrá de inestabilidad social y violencia. Cuanto más utilicemos el miedo al terrorismo para justificar la restricción de unas libertades muy antiguas y que nos ha costado mucho ganar, más se parecerá el gobierno a un tirano digno de Burke.

En segundo lugar, la obsesión con el terrorismo desvía la atención y los recursos de otros peligros más graves para nuestras sociedades, su bienestar y su seguridad. De forma inmediata, vivimos en un mundo de incertidumbres geopolíticas. La conjunción de Donald Trump en Estados Unidos, Vladímir Putin en Rusia, Recep Tayyip Erdogan en Turquía y Xi Jinping en China constituye una amenaza mucho mayor contra nuestro modo de vida y nuestro bienestar económico que cualquier aspirante a yihadista en su triste cuartucho alquilado. La fragmentación de Siria, Irak y Libia, en la que todos hemos tenido que ver, está impulsando la crisis migratoria que a su vez alimenta el populismo de extrema derecha y amenaza con desbordar a los países vecinos. A largo plazo, problemas como el cambio climático y las enfermedades epidémicas son amenazas existenciales mucho más temibles. Sin embargo, parecemos incapaces de elaborar estrategias creíbles y coherentes para afrontar todos estos retos. Es mucho más fácil asustar a los ciudadanos con el terrorismo.

En lugar de llenar Londres de policía armada (que, en teoría, debe tranquilizar a los ciudadanos, pero en la práctica los atemoriza aún más), convocar reuniones de emergencia y debatir nuevas medidas de seguridad, tratemos este atentado como haríamos con un accidente en la autopista: una tragedia para las víctimas y sus familias pero no una verdadera amenaza para la sociedad en su conjunto. Si podemos tomar medidas discretas y sensatas para evitar nuevos accidentes, tomémoslas. Si no, dejemos claro que este es un tipo de suceso que, por desgracia, va a seguir ocurriendo de vez en cuando. Mientras tanto, ocupémonos de otros peligros mucho mayores que existen en el mundo.

Ah, y, por cierto, como alguien más trate de invocar el “espíritu del Blitz” (miles de personas fallecidas en los bombardeos nocturnos)…

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia

Saskia Sassen: “Trump y el Brexit nos muestran los errores de las clases políticas y los medios de comunicación” 

Origen: Saskia Sassen: “Trump y el Brexit nos muestran los errores de las clases políticas y los medios de comunicación” – Saltamos

Saskia Sassen: “Trump y el Brexit nos muestran los errores de las clases políticas y los medios de comunicación” – Saltamos

Saskia Sassen, writer and Robert S. Lynd Professor of Sociology, Columbia University
Co-Chair Committee on Global Thought, Columbia University. Photographed in London, Britain

Foto Alex MacNaughton

Texto: Gladys Martínez López y Pablo Elorduy.

Foto: Alex MacNaughton.

La socióloga Saskia Sassen (La Haya, 1949) ha sido una de las primeras ensayistas y críticas de la globalización. En la década de los 90, su ensayo La ciudad global se configuró como una referencia para entender la transformación que el neoliberalismo ha llevado a cabo en las metrópolis del mundo.

Algunos de sus últimos libros, Territorio, autoridad y derechos o Expulsiones (ambos publicados por la argentina Editorial Katz), se insertan en el paisaje que está dejando el siglo XXI de falta de esperanza y brotes de solidaridad. La victoria de Donald Trump en Estados Unidos, país donde reside Sassen, es el último seísmo en un panorama político en permanente cambio desde 2008, cuando la caída de Lehman Brothers puso fin a los discursos de crecimiento sin freno que se habían emitido desde el sector financiero.

Una de las primeras medidas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido la ampliación del muro con México. ¿Estamos ante la constatación de un cambio de época en cuanto a cómo se relacionan los Estados entre sí y respecto a sus poblaciones?

Vuestra formulación es casi generosa si se ve cómo la presenta Trump, con esa manera bombástica “I will… and I will” (“voy a, voy a…”). Sí, se están dando cambios. Algo está pasando, con distintos nombres, en diversos países. El ascenso de una derecha extremista es alarmante —siempre existió, pero ha ganado una vigencia que hace mucho que no tenía—: el Brexit y la victoria de Trump son probablemente la mayor sorpresa en este sentido. Me parece que no ha debido de ser tanta sorpresa para las clases dirigentes convencionales.

Trump y el Brexit nos muestran los errores de las clases políticas dominantes y de los comentaristas de televisión y los medios de comunicación de masas: una falta total de conocimiento o reconocimiento del crecimiento de la pobreza en sectores que se han quedado sin voz política —como los sindicatos en el caso de EE UU—, y un auge del nacionalismo confrontado con un ‘liberalismo’ de élites ‘iluminadas’ que le han dado la espalda a todo lo que cae fuera de su circuito.

La arrogancia del Partido Demócrata en EE UU se tiene que anotar aquí: cuando [Hillary] Clinton ha afirmado que no hay necesidad de ir a hacer campaña política al rust-belt —los viejos Estados industriales en el Medio Oeste—, el Partido Demócrata ha ido cayendo. También se quedaron sorprendidos cuando ganó Obama. Menos mal que tenemos miembros del partido como Elizabeth Warren, Bernie Sanders y Robert Reich, el exsecretario de Empleo con Bill Clinton, que se quedó frustrado con los dos Clinton y apoyó a Sanders.

Todo esto va mucho mas allá de Trump. Él lo hace visible con sus neurosis y su manera ridícula de comportarse, pero está pasando en todas partes —Marine Le Pen en Francia se comporta mucho más como una política tradicional, igual que el de Holanda, etc.—, pero son un indicador alarmante de una democracia liberal que se ha desmoronado como práctica y como discurso. Hay que inventar un nuevo modelo de participación masiva.

¿Cuáles son sus principales preocupaciones sobre esta nueva etapa que comienza con Trump?

Creo que hay varias condiciones que se juntan en este periodo actual y generan una mezcla casi impenetrable. También nos muestra la decadencia de lo que se ha llamado la democracia liberal —que nunca estuvo muy anclada en la justicia social, pero funcionó para una buena parte de la clase trabajadora y la clase media modesta—. Esto dejó de funcionar cuando las grandes corporaciones se globalizaron.

Hay mucha gente que ha perdido mucho en estos últimos 30 años de globalización económica —y hago hincapié en lo económico corporativo—, pero este periodo con tecnologías digitales también ha permitido que aquellos que no tienen poder se organicen internacionalmente en torno a temas muy específicos. Por ejemplo, mujeres inmigrantes de Filipinas que han formado una red internacional de apoyo mutuo —solo posible porque existe el espacio digital— y que rastrean a los proxenetas y otros explotadores.

Por otro lado, esas mismas redes digitales también han fortalecido el sistema financiero, que a mi manera de ver es un sistema extractivo: extrae y deja tras de sí destrucción, como la minería o las empresas de agua (Coca-Cola, Nestlé), que acaparan tierras, expulsan a los residentes indígenas y extraen agua, y cuando se acaba el agua, se van y dejan detrás tierras muertas. Examiné estos temas en mi libro Expulsiones.

Saskia Sassen, sociologist and globalization expert, at TED2013: The Young, The Wise, The Undiscovered.  Tuesday, February 26, 2013, Long Beach, CA. Photo: James Duncan Davidson

También Europa está respondiendo a los flujos de refugiados (económicos, políticos, bélicos…) con muros, securitización y políticas excluyentes. ¿Estamos viviendo un resurgimiento del fascismo de Europa?

Sí, coincido con esta manera de entender lo que está pasando. Al mismo tiempo, prefiero recuperar un lenguaje específico para esta época, y no simplemente decir que “es fascismo”; cuando uno usa estos términos a menudo es una invitación a no tratar de decodificar lo que está pasando.

Desde mi punto de vista, este es un proceso que surge en los años 80, cuando se producen la privatización y la desregulación, dos decisiones cruciales para generar el sistema económico y social que estamos viviendo ahora. Yo lo veo como un sistema donde la lógica dominante es una lógica de extracción: una vez que has extraído todo lo que hay, no te importa qué pasa. En contraste, a la banca tradicional —que es una forma de comercio no extractivo, al contrario que las altas finanzas— le interesaba, por así decirlo, que a los hijos de sus clientes les fuera bien económicamente, porque ellos representaban futuros clientes, etc.

Importa que cada barrio, cada ciudad, cada pueblo se movilice para relocalizar lo que se pueda relocalizar y, a través de esas prácticas, empezar a generar solidaridades

Frente a esta lógica de expulsiones sistemáticas y a todos los niveles, ¿cuáles son las lógicas que nos hacen permanecer en la pasividad o en pequeñas luchas a menudo interconectadas?

Qué buena pregunta…, me la hago a menudo. Por eso considero que importa que cada barrio, cada ciudad, cada pueblo se movilice para relocalizar lo que se pueda relocalizar y, a través de esas prácticas, empezar a generar solidaridades. Hoy, probablemente, cada uno de estos espacios —del barrio a la ciudad— tiene gente que está movilizada. Y eso es muy importante.
Hice un texto donde trabajé algo de esto con las tecnologías digitales, tratando de entender cuáles son las aplicaciones que habría que inventar para facilitar la vida de los vecindarios pobres, no muy apoyados por gobiernos locales, y para generar conexiones, solidaridades en el interior de esos vecindarios. A menudo la lucha por sobrevivir es tan dura que no hay mucha solidaridad, hay demasiado sufrimiento y angustia.

Ha sido muy crítica con la financiarización de la economía, indudablemente la principal responsable de la crisis de las subprime, extendida a Europa y a casi todo el planeta a partir de 2008. ¿Le preocupa que, pese a que en la cumbre del G8 se volviese a hablar de poner bridas a la financiarización, no se hayan tomado medidas reales para hacerlo?

Es un desafío derribar el sistema financiero. Tenemos que luchar por volver a la pequeña banca local tradicional y dejar que el gran sistema financiero se autodestruya. No creo que nosotros lo podamos destruir. Pero él mismo regularmente genera su propia crisis con sus excesos. Es un tema amplio y con muchas especificidades. Va a llevar trabajo cambiar las leyes y, para el poder ejecutivo y judicial, aplicar nuevas leyes y castigar a los que violan la ley. Hoy en día no pasa nada de eso. Nuestras clases políticas simplemente no hacen los deberes. Delegan el análisis en los propios sectores: las finanzas, las telecomunicaciones, etc. Es un desastre, un fallo catastrófico del sistema político.

Hay una marcada expulsión de las clases medias modestas y de las clases trabajadoras del espacio de vida en las grandes ciudades

Las críticas al Acuerdo de París sobre cambio climático, y más allá de las críticas, las dificultades puestas para su cumplimiento, muestran un panorama inquietante. ¿Cómo cree que debe orientarse esa transición?

El cambio climático es un gran tema, y lo he estado trabajando desde un ángulo bastante específico: creo que es crucial ir mucho mas allá de las políticas. Para mí, el desafío se centra en cómo movilizar las capacidades de la biosfera. Esto significa trabajar con biólogos interesados en el tema, con expertos, etc. Francamente, la política nos va ayudar un poco, pero no es para nada suficiente.

Hace poco escribí un artículo en el que argumento que cada edificio tiene que trabajar dos vectores —no uno solo, la utilidad, como es el caso en la gran mayoría de las ciudades—. El segundo vector implica que cada edificio es una oportunidad, un vehículo para trabajar con la biosfera usando elementos biológicos —por ejemplo, cubrirlo con un tipo de bacteria que tapa las emisiones del edificio y con el tiempo va purificando el aire en su entorno—. Imagínate una vista aérea que muestre que cada edificio genera un entorno de aire purificado en una ciudad. Es solo un ejemplo, pero, como digo, cada superficie debe trabajar con el medio ambiente.

Cada localidad tiene que movilizarse, hacer su proyecto, y esos esfuerzos pueden generar solidaridades transversales. Esto falta en el norte. Creo que en América Latina se ve más, pero en el norte el grado de alienación es inmenso, es muy trágico. Hay una marcada expulsión de las clases medias modestas y de las clases trabajadoras del espacio de vida en las grandes ciudades. Un proyecto con el que buscamos encajar esto, además de otros elementos, es el que llamamos The Quito Papers, que lanzamos en Quito en el congreso Hábitat 3.

¿Es posible organizar esas propuestas de futuro sin un planteamiento global sobre la distribución de la renta y el tema de la desigualdad?

Ambos vectores importan —distribución de la renta y el tema de la desigualdad—, pero me parece que el desafío no es cómo se formulan estas dos propuestas con las que todos los que somos críticos podemos estar de acuerdo. El desafío es cómo construir los muchos y diversos puentes, por así decir, que nos pueden llevar a ese futuro. Y vamos a tener que construirlos… eso no cae del cielo.

En términos retóricos me gusta decir: ¿realmente necesitamos una multinacional para tomar una taza de café en el barrio? Estoy pensando en todas las franquicias y en cómo cada una extrae parte de la capacidad de consumir de un vecindario y se lo lleva a sus sedes.

Derribar el sistema financiero y las grandes corporaciones no es fácil, es mejor que se autodestruyan. La batalla está en todo lo demás: traer vida económica y política a cada barrio, desarrollar redes digitales de apoyo, desarrollar mecanismos para generar solidaridades. Estoy pensando en barrios en Nueva York donde los desfavorecidos no tienen mucha solidaridad entre ellos… Esos vectores de solidaridad hay que construirlos.

SARAU PARA TODOS: O significado da greve das mulheres neste 8 de março – (lista dos eventos em todo o Brasil)

Origen: SARAU PARA TODOS: O significado da greve das mulheres neste 8 de março – (lista dos eventos em todo o Brasil)

 

segunda-feira, 6 de março de 2017

O significado da greve das mulheres neste 8 de março – (lista dos eventos em todo o Brasil)

Peça de divulgação da greve internacional das mulheres em português. Saiba mais no site oficial do #8M no Brasil que está centralizando algumas das mobilizações brasileiras.

O significado da greve das mulheres neste 8 de março

https://blogdaboitempo.com.br/2017/03/03/o-significado-da-greve-das-mulheres-neste-8-de-marco/

Por Cinzia Arruzza e Tithi Bhattacharya.
 
Leia também a convocatória “Por uma greve internacional militante no 8 de março“.
Organizações feministas, populares e socialistas de todo o mundo convocaram uma greve internacional das mulheres no 8 de março para defender os direitos reprodutivos e contra a violência, entendida como a violência econômica, institucional e interpessoal.
A greve ocorrerá em pelo menos quarenta países e será o primeiro dia internacionalmente coordenado de protesto em escala tão grande depois de anos. Em termos de tamanho e diversidade de organizações e países envolvidos, será comparável às manifestações internacionais contra o ataque imperialista ao Iraque, em 2003, e os protestos internacionais coordenados sob a bandeira do Fórum Social Mundial e do movimento de justiça global no início dos anos 2000.
O movimento Occupy, dos Indignados e o Black Lives Matter conseguiram ter eco internacional e desencadear manifestações, ocupações e protestos em vários países, mas havia pouca coordenação internacional consciente entre as várias organizações e grupos envolvidos. As revoluções árabes desencadearam acontecimentos extraordinários e históricos, mas as organizações sociais e políticas de outros países não foram capazes de promover uma poderosa mobilização coordenada internacionalmente em apoio.
Se houver êxito, a greve internacional das mulheres marcará um salto qualitativo e quantitativo no longo processo de reconstrução das mobilizações sociais em escala internacional contra o neoliberalismo e o imperialismo, as quais vários movimentos dos últimos anos, tais como o Occupy Gezi Park, os Indignados, o Standing Rock e o Black Lives Matter, deram forma. Isso também sinalizará a possibilidade concreta de um movimento feminista novo, poderoso, anticapitalista e internacionalista.

Por que estamos chamando isso de greve?

Muitas discussões sobre a greve, especialmente nos Estados Unidos, centraram-se em saber se é correto chamar o 8 de março de “greve”, em vez de uma manifestação ou protesto. Essa crítica é vazia de sentido. As greves das mulheres sempre foram mais abrangentes em seus alvos e metas do que as paralisações tradicionais por salários e condições de trabalho.
Em 1975, 90% das mulheres da Islândia fizeram uma greve nos locais de trabalho e se recusaram a realizar trabalho social não-remunerado durante um dia, a fim de tornar visível o trabalho e a contribuição das mulheres islandesas para a sociedade. Elas exigiram salários iguais aos dos homens e o fim à discriminação sexual no local de trabalho.
No outono de 2016, as ativistas polonesas adotaram a estratégia e a mensagem da greve das mulheres de Islândia em 1975 e organizaram uma greve massiva de mulheres para impedir a aprovação de um projeto de lei no parlamento que proibisse o aborto. Ativistas argentinas fizeram o mesmo em outubro passado para protestar contra a violência masculina contra as mulheres.
Esses eventos – que estimularam a ideia de uma greve maior no Dia da Mulher – demonstram como uma greve de mulheres é diferente de uma greve geral. A greve das mulheres surge da reflexão política e teórica sobre as formas concretas do trabalho feminino nas sociedades capitalistas.
No capitalismo, o trabalho das mulheres no mercado formal é apenas uma parte do trabalho que realizam. As mulheres são também as principais realizadoras do trabalho reprodutivo – trabalho não remunerado que é igualmente importante para a reprodução da sociedade e das relações sociais capitalistas. A greve das mulheres destina-se a tornar este trabalho não remunerado visível e enfatizar que a reprodução social é também um local de luta.
Além disso, devido à divisão sexual do trabalho no mercado formal, um grande número de mulheres ocupam postos de trabalho precários, não têm direitos trabalhistas, estão desempregadas ou são trabalhadoras sem documentos.
As mulheres que trabalham no mercado formal e informal e na esfera social não reprodutiva são todas trabalhadoras. Essa consideração deve ser central para qualquer discussão sobre a reconstrução de um movimento operário não só nos Estados Unidos, mas também globalmente.
Enfatizar a unidade entre o local de trabalho e o lar é fundamental, e um princípio organizador central para a greve de 8 de março. Uma política que leve a sério o trabalho das mulheres deve incluir não só as greves no local de trabalho, mas também as greves do trabalho reprodutivo social não remunerado, as greves de tempo parcial, os chamados para redução do tempo de trabalho e outras formas de protesto que reconhecem a natureza de gênero das relações sociais.
A “greve” tornou-se o termo genérico sob o qual várias formas de ação são incluídas, porque é o termo que melhor enfatiza a centralidade do trabalho das mulheres e sua auto-identificação como trabalhadores, qualquer que seja a forma de seu trabalho.

Recuperando o direito de greve

Os Estados Unidos têm talvez as piores leis trabalhistas entre as democracias liberais. As greves gerais e as greves políticas são proibidas, as permitidas estão ligadas a exigências econômicas restritas dirigidas aos empregadores e os contratos têm frequentemente cláusulas explícitas anti-greves, cuja violação pode fazer com que o trabalhador perca o emprego e acarretar multas pesadas para o sindicato que organiza-las. Além disso, vários estados, como Nova York, têm leis que proíbem explicitamente funcionários públicos de entrar em greve.
A discussão sobre como reverter esta situação e empoderar os trabalhadores tem sido a principal preocupação estratégica da esquerda dos Estados Unidos nas últimas décadas. No entanto, um dos perigos desta discussão é o de reduzir a luta de classes apenas à luta econômica e de unir as relações sociais capitalistas com a economia formal em sentido restrito.
A transformação das relações de trabalho nos Estados Unidos requer não apenas uma ativação da classe trabalhadora com base em demandas econômicas no local de trabalho, mas sua politização e radicalização – a capacidade de realizar uma luta política dirigida à totalidade das relações de poder, instituições e formas de exploração em vigor.
Isto não pode ser alcançado apenas melhorando e expandindo a organização do trabalho de base no local de trabalho. Um dos problemas centrais que o trabalho político radical enfrenta é seu isolamento e invisibilidade. Estabelecer as bases para a revitalização do poder operário exigirá operar em diferentes níveis – criando grandes coalizões sociais, agindo dentro e fora dos locais de trabalho e estabelecendo laços de solidariedade e confiança entre organizadores e ativistas trabalhistas, antirracistas, feministas, estudantes e anti-imperialistas. Também significa aproveitar a imaginação social através de intervenções criativas, intelectuais e teóricas, além da experimentação com novas práticas e linguagens.
Em vez de um foco estreito sobre as lutas no local de trabalho, precisamos conectar movimentos baseados em gênero, raça, etnia e sexualidade, em conjunto com a organização do trabalho e o ativismo ambientalista. Somente criando essa totalidade coletiva seremos capazes de abordar a complexidade das questões e demandas apresentadas pelas diversas formas de mobilização.
Este é o caminho que a greve internacional das mulheres está perseguindo com sua plataforma política expansiva e inclusiva.
O 8 de março não será uma greve geral. Mas será um passo importante para um novo ciclo de legitimação do direito de greve contra as degradações do capitalismo sentidas em todas as esferas da vida por todos os povos.
* Artigo publicado originalmente no blog da revista Jacobin
A tradução é de Daniela Mussi, para o Blog Junho.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fwomenstrikeus%2Fvideos%2F1929997260555847%2F&show_text=0&width=400
***

GREVE DE MULHERES É INTERNACIONAL – MAIS DE 50 CIDADES (17 CAPITAIS) !!  

*Lista atualizada de cidades brasileiras que aderiram à Greve Internacional de Mulheres no 8 de março.
https://www.facebook.com/groups/410535859294268/permalink/421188008229053/?hc_location=ufi
 

8M Brasil
21 de fevereiro às 14:42

A GREVE INTERNACIONAL NO BRASIL (links para os eventos das cidades brasileiras que aderiram ao movimento internacional)

BRASIL: (https://goo.gl/hgkWCO)

Capitais/Estados em ordem alfabética:

BRASÍLIA: (https://goo.gl/2frg6O)
BOA VISTA: (https://goo.gl/EJowb1)
CUIABÁ: (https://goo.gl/xWI3tw)
CURITIBA: (https://goo.gl/iNEFsK)
FORTALEZA: (https://goo.gl/SG8Tb4)
GOIÂNIA: (http://zip.net/bktFgy)
MACAPÁ: (https://goo.gl/X4y9mt)
MACEIÓ: (https://goo.gl/xgni6m)
PARAÍBA: (https://goo.gl/2ZgWao)
PORTO ALEGRE (https://goo.gl/yD3Blo)
RECIFE: (https://goo.gl/OVSsLi)
RIO BRANCO: (https://goo.gl/wyj5vN)
RIO DE JANEIRO (https://goo.gl/WJ1Eug)
SALVADOR: (https://goo.gl/RVboI2)
SANTA CATARINA: (https://goo.gl/T5VeUr)
SÃO LUIS: (https://goo.gl/dLldpx)
SÃO PAULO: (https://goo.gl/hvpSTi)
VITÓRIA: (https://goo.gl/qI6Ytg)

Demais cidades em ordem alfabética:

AMAMBAI-MS: (https://goo.gl/fm26j5)
ATIBAIA-SP: (https://goo.gl/ShzCKg)
ARARAQUARA-SP: (https://goo.gl/P61WKS)
BRUSQUE-SC: (https://goo.gl/QcRmWp)
CAMPINA GRANDE-PB: (https://goo.gl/ZXibvt)
CAMPINAS-SP: (https://goo.gl/ZtP6cx)
DOURADOS-MS: (https://goo.gl/HTv9do)
ESTEIO-RS: (https://goo.gl/9tNJbJ)
GUARAPUAVA-PR: (https://goo.gl/xhF64r)
IMPERATRIZ-MA: (https://goo.gl/iqiTpz)
IRATI-PR: (https://goo.gl/JlkvrH)
JATAÍ-GO: (https://goo.gl/jozisu)
JAGUARÃO-RS: (https://goo.gl/QjIlDX)
JUIZ DE FORA-MG: (https://goo.gl/CvUoo9)
LONDRINA-PR: (https://goo.gl/yM7pv9)
MACAÉ-RJ: (https://goo.gl/d5FtCt)
MARINGÁ-PR: (https://goo.gl/J90s9h)
NOVA IGUAÇU-RJ + BAIXADA FLUMINENSE: (https://goo.gl/R2OLqp)
NOVO HAMBURGO-RS: (https://goo.gl/9tNJbJ)
OURO PRETO-MG (https://goo.gl/rDfajK)
PARANAGUÁ-PR: (https://goo.gl/6KHSnW)
PELOTAS-RS: (https://goo.gl/B8Xeej)
PETRÓPOLIS-RJ: (https://goo.gl/hfVFgF)
QUIXADÁ-CE: (https://goo.gl/Arn0HF)
RIO BRANCO-RS: (https://goo.gl/QjIlDX)
SANTA MARIA-RS: (https://goo.gl/Gaq2rR)
SANTARÉM-PA: (https://goo.gl/CGc2Bm)
SANTOS (SP): (https://goo.gl/2hVBTn)
SÃO BORJA-RS: (https://goo.gl/JWxLsM)
SÃO LEOPOLDO-RS: (https://goo.gl/9tNJbJ)
SÃO LUIZ DO PARAITINGA-SP: (https://goo.gl/1CaUpF)
SÃO SEBASTIÃO (https://goo.gl/PniuoK)
SAPUCAIA-RS: (https://goo.gl/9tNJbJ)
SOBRAL-CE: (https://goo.gl/9fJorT)
TRÊS RIOS: (https://goo.gl/er8gKT)
UBERLÂNDIA (https://goo.gl/sdzubI)
UNIÃO DA VITÓRIA-PR: (https://goo.gl/AYXl5I)
VOLTA REDONDA-RJ: (https://goo.gl/FhMjh8)

Obs.: as cidades que não constam na lista ainda estão definindo em assembleias abertas de mulheres se vão aderir ou não à Greve

Obs2.: Se a sua cidade já criou um evento relacionado à Greve e não consta na lista, compartilhe nos comentários que ajudaremos a divulgá-lo.

DESENMASCARANDO LA FARSA DEL SINDICALISMO AMARILLO 

Origen: DESENMASCARANDO LA FARSA DEL SINDICALISMO AMARILLO | EL BLOG DE CARLOS

Manifiesto de organizaciones y sindicatos obreros ante la nueva farsa sindical de CCOO, USO y UGT, como miembros del sindicalismo amarillo articulado por la CES, dando todo su apoyo a la supuesta lucha por la “elevación de salarios”.

UGT, CCOO, USO, HAN CAMINADO JUNTOS... PERO HACIA EL AMARILLISMO SINDICAL

Los sindicatos del estado español, que abajo firmamos este escrito, queremos denunciar, ante la clase obrera y la opinión pública, a la CES, a CCOO, a USO y a UGT por la farsa que están montando en torno a una necesaria, pero por ellos manipulada, “lucha por la subida de los salarios”.

Estamos asistiendo en estos días a otro de los tinglados a que nos tienen, por desgracia, acostumbrados los sindicatos amarillos, es decir del sistema, llamados eufemísticamente “interlocutores sociales” por la interesada propaganda del capitalismo, de la UE y del Estado español.

Ved como los mass-media han hecho propaganda de sus convocatorias, cuando a la vez silencian todas las otras mucho más justas y necesarias (el último ejemplo la que fue muy exitosa y convocada por la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, del pasado 8 de febrero)

Dado que ya han pactado, o van a pactar con las patronales correspondientes, una subida salarial, insultante y ofensiva a los reales intereses de los asalariados, (a cambio, una vez más, de dinero –que dará el gobierno del PP, antes lo daba el PSOE- para la burocracia sindical, disfrazado de ayuda para la formación –en este caso se sabe que el mínimo será de 50 millones de euros-).

Subida salarial nada propensa a las realmente necesarias subidas salariales que se correspondieran a sus cada año mayores beneficios, por ello han decidido montar una campaña de publicidad sindical engañosa (imitando a las que hace habitualmente la burguesía), tendente a hacer creer a la clase obrera que “ellos”, los sindicatos amarillos de la CES, sí luchan por los derechos de los trabajadores y consiguen “beneficios”, ”cosas”, con métodos modernos, nada de conflictivos innecesarios, basados en el dialogo y no en la confrontación clasista (por cierto de esta realidad de la lucha de clases ni hablan en sus documentos congresuales).

La CES es la “madrina” de la campaña a nivel europeo, con los lemas “por la elevación de salarios” y “Europa necesita un aumento de sueldo para estimular el crecimiento económico (nota nuestra, deberían decir “crecimiento capitalista”) y combatir la desigualdad”. La CES y sus sindicatos en el estado español (CCOO, USO y UGT) utilizan la misma fraseología vacía (de ideología de lucha, de ideología de clase) y engañosa, cómplice con el sistema burgués que les paga las enormes subvenciones, que han utilizado siempre, para justificar lo injustificable y para ocultar sus verdaderas intenciones y planes de claudicación ideológica y sindical ante el capitalismo, al cual nunca dicen claramente combatir.

Para justificar la campaña en estos momentos señalan textualmente que “Los diseñadores de políticas económicas y los empleadores deben darse cuenta de que un aumento de sueldo razonable es esencial para estimular el crecimiento débil de la economía europea y la lucha contra la creciente brecha entre ricos y pobres”.

Como si fuera aceptable, para los explotados, que para “los que diseñan” la política económica de la UE (que son las grandes multinacionales) no hay lucha de clases, que no se mueven por intereses contrarios a los de la clase obrera y que además son tontos y es la CES la que les ayuda a darse cuenta de sus “errores”.

Señala la CES a continuación en su nota oficial y pública que, “La mejor manera de lograr un aumento salarial sustancial es a través de la negociación colectiva entre sindicatos y empresarios”, precisando además que “Esta realidad debe tenerse en cuenta en la política económica europea y nacional”.

“Para abrir el debate, los ministros y los empleadores tomarán parte en la conferencia con líderes de la Unión Europea en Bruselas el 14-15 de febrero”. Así termina la nota de la CES.

Pensamos que estas frases reflejan la mejor defensa de la no necesidad de la lucha de clases y la complicidad en ello del sindicalismo amarillo.

Entendemos que mientras la clase obrera no tome conciencia de que hay lucha de clases no podrá como clase ganar la batalla contra el capitalismo que la explota y oprime.

En aplicación consecuente de estas directrices de la CES, CCOO, UGT y USO han convocado manifestaciones por unos “salarios dignos”.

A la protesta se han sumado, nada curioso si no coherente, el PSOE y otras organizaciones en la estrategia, dicen, de combinar negociación y movilizaciones. CCOO y UGT continuarán “movilizándose”, dicen también, en marzo, con protestas y actos centrados en la negociación colectiva, aunque aún tienen que definir la fecha.

Por todo ello nos proponemos, como sindicatos de clase, desenmascarar toda actuación que simulando defender los intereses de los asalariados solo acaba, como ya es habitual en el sindicalismo amarillo, maquillando la explotación del actual sistema capitalista, justificando a la UE y cogestionando el modelo.

La movilización es necesaria, la unidad también, para dar éxito a la movilización, pero nada se consigue asumiendo (en base a una falsa unidad) los criterios de nuestro enemigo de clase que es lo que hacen la CES y CCOO, UGT y USO.

Estado español, febrero de 2.017.

FSC, Federación Sindical de Clase

FSOC, Frente Sindical Obrero de Canarias

CSU de Extremadura (Central Sindical Unitaria)

CSU de PyJ (Pensionistas y Jubilados)

CTA (Coordinadora de Trabajadores de Andalucía)

SAT, Sindicato Andaluz de Trabajadores

CUT, Central Unitaria de Traballadores/as (Galicia)

COS, Coordinadora Obrera Sindical

IC, Intersindical Canaria

IAC, Intersindical Alternativa de Catalunya

CSC, Coordinadora Sindical de Clase

CSM, Coordinadora Sindical de Madrid

AST, Alternativa Sindical de Trabajadores

Los medios de comunicación de Soros traman una revolución de color en EEUU (1ª parte)

La derrota de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales estadounidenses ha revelado la agenda globalista encabezada por George Soros, pues él financió la campaña de Hillary.

Origen: Los medios de comunicación de Soros traman una revolución de color en EEUU (1ª parte) | Katehon think tank. Geopolitics & Tradition

 

 

Los medios de comunicación de Soros traman una revolución de color en EEUU (1ª parte) | Katehon think tank. Geopolitics & Tradition

La derrota de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales estadounidenses ha revelado la agenda globalista encabezada por George Soros, pues él financió la campaña de Hillary. Todos los medios principales de comunicación liberales intentaron hacer lo mejor que pudieron para moldear la opinión pública a favor de Hillary, pero fallaron. La clase media estadounidense eligió a Donald J. Trump para el despacho oval debido a su agenda doméstica. De ahí el motivo por el que el partido belicista ha realizado una guerra dentro de EEUU para debilitar a la administración Trump, con el objetivo de proteger la agenda globalista, y para ello fueron puestas en escena las protestas anti-Trump por todo EEUU. La élite globalista que estaba involucrada en los cambios de régimen y revoluciones de color por todo el planeta, desde Iberoamérica a Ucrania, para lograr sus objetivos geopolíticos, ahora está intentando tales esfuerzos dentro de EEUU contra el gobierno legítimo de Trump.

Los medios de comunicación estadounidenses controlados por George Soros propagaron que Trump era el candidato del Kremlin. Tras su victoria sobre Hillary, la Agencia Central de Inteligencia (CIA en inglés), culpó a Rusia de “hackear” las elecciones a favor de Trump. Pero Rusia no solamente ha rechazado tales acusaciones sin fundamento, también ha advertido a Trump que los globalistas intentan apuñalar a la democracia estadounidense con un “golpe blando” contra Donald Trump. El presidente ruso Vladimir Putin dijo que él ve intentos en los EEUU para “deslegitimar a su presidente Donald Trump usando métodos “al estilo Maidán” previamente usados en Ucrania, donde los lectores recordarán que el presidente Yanukovich fue expulsado en 2014 tras un violento golpe de Estado, que muchos sospechan que fue realizado bajo los auspicios del Departamento de Estado de EEUU y clasificado como operaciones de inteligencia de EEUU.

¿Por qué la élite globalista es anti-rusa?

Aquí surge la cuestión; ¿Por qué la élite globalista es anti-rusa?, y ¿por qué declararon a Rusia como una amenaza para el nuevo orden mundial globalista? La respuesta es muy simple porque ellos estaban involucrados en la destrucción de la economía rusa. Soros estaba involucrado directamente en la crisis económica de la URSS durante principios de la década de 1990. Tras la disolución de la URSS, Soros ayudó a que los oligarcas rusos controlasen las instalaciones de producción, industrias, y refinerías de petróleo. Hay una larga guerra entre esta agenda globalista y Vladimir Putin dentro de Rusia. El presidente Vladimir Putin no solamente les derrotó en Rusia sino que también ha tenido éxito al minimizar su hegemonía por todo el mundo al introducir un “orden mundial” alternativo, un mundo multipolar compartido. Este es el motivo por el que George Soros se hizo con la organización sin ánimo de lucro conocida como la “Fundación Sociedad Abierta” (Open Society Foundation) con la que intentó derrocar al presidente Putin e intentó desestabilizar Rusia muchas veces. Como resultado, Rusia no solamente ha regulado las ONG’s internacionales, sino que también ha prohibido a Open Society en Rusia.

El legado de Obama se caracteriza por el mantra de “culpar a Rusia”, y esto llegó tras la guerra de Putin contra la agenda globalista. Por tanto en el escenario mundial culparon a Rusia de todo: Incluso están achacando a Rusia el fracaso de las democracias occidentales. “Rusia ha hackeado las elecciones estadounidenses y ahora está hackeando las democracias occidentales”; esta narrativa fue propagada con el bombardeo de noticias falsas y como resultado de la guerra informativa se ha vuelvo visible entre los medios controlados por los globalistas y los medios multipolares; los medios de comunicación de propiedad rusa y portales mediáticos alternativos, esto es, Wikileaks e Info wars de Alex Jones.

De hecho, el estadounidense nacido en Hungría, George Soros, magnate de los negocios y manipulador global, siempre ha sido visto como la mente maestra tras las crisis financieras asiáticas en 1997 y 2008. Esta crisis fue creada para arruinar la economía de Malasia. Se entrometió en la política de Europa, Norteamérica, e incluso en Asia durante décadas. Ahora, actualmente, es el hombre tras la crisis migratoria en Europa. Intentó hacer fortuna de la desestabilización de Europa con un flujo incontrolado de refugiados. Además de esto, la fundación propiedad de Soros, Open Society, implementó la agenda globalista a través de las prácticas de revolución de color y cambio de régimen  mediante la acción de campañas aparentemente por la libertad, la justicia y los derechos humanos. Pero ahora, el arquitecto de un mundo multipolar, Rusia, ha aparecido como fuerza de la resistencia contra la agenda globalista con un “orden mundial multipolar”. Es por eso, que aquel mundo por el que Soros hizo campaña, ahora se esté cayendo a pedazos por doquier.

El control de la mafia globalista sobre el periodismo estadounidense

Actualmente, el bombardeo de noticias falsas apoyado por las organizaciones mediáticas estadounidenses tanto izquierdistas como liberales es evidencia de la influencia de Soros sobre los medios de comunicación. Su instituto Open Society está conectado con más de 30 organizaciones mediáticas principales estadounidenses. Soros, como manipulador globalista entiende la importancia de los medios de comunicación para controlar al público. “Soros: La vida y el tiempo de un multimillonario mesiánico”, él ha estado fascinado por los medios de comunicación desde la infancia donde sus intereses académicos incluían “historia o periodismo o alguna forma de escritura”. Sirvió como “jefe de redacción, editor, y vendedor de periódicos”, de su propio periódico “The Lupa News”, y escribió para un boletín de noticias en su Hungría natal antes de abandonarla, escribió el autor Michael T. Kaufman, un veterano del New York Times.

Para George Soros y otros patrocinadores liberales de ProPublica, financiar el periodismo es el único modo de influir al público, no solamente en EEUU, sino también por todo el mundo.  Según el Centro de Investigaciones Mediáticas Estadounidense (MRC, en inglés), “el sueño de Soros para controlar los medios de comunicación masivos empezó de forma natural con la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia. Columbia está encabezada por el presidente Lee Bollinger, que también se sienta en la junta del premio Pulitzer y la junta directiva de The Washington Post. Bollinger, como algunos otros receptores financieros de Soros, está presionando para que el periodismo encuentre a un nuevo viejo rico o al menos a un tío, al tío Sam. Bollinger escribió en su libro ‘desinhibida, robusta, y abierta: Una prensa libre para un nuevo siglo”, que el gobierno debería financiar los medios de comunicación. Un estudio de 2009 por el programa de periodismo de Columbia llegó a la misma conclusión, demandando ‘una financiación nacional para las noticias locales’. Oportunamente, Len Downie, el autor principal de esta pieza, también está en la junta del Post y en la junta del Centro para los Reportajes de Investigación, también financiado por Soros”.

Soros no solamente financió a famosas escuelas de periodismo en EEUU, sino que se apoderó de la industria del periodismo y las asociaciones de periodistas. Instaló sus asociados mafiosos en todas las principales organizaciones mediáticas en los EEUU y por todo el mundo. Incluso la Federación Nacional de Emisoras Comunitarias, la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, el Comité para la Protección de Periodistas, también están directamente controlados por la mafia de Soros mediante fondos de la Open Society.

Según los hechos presentados por el vigilante mediático de EEUU, “el Instituto Open Society es una de las varias fundaciones que financian la Red de Noticias de Investigación (INN, en inglés), una colaboración de 32 organizaciones de noticias sin ánimo de lucro que producen lo que afirman que son ‘noticias de investigación no-partidarias’. La fundación James L. Knight también respalda la red y posiblemente es la fundación de periodismo más y mejor conocida. El presidente de Knight y CEO, Alberto Ibargüen, está en la junta directiva de ProPublica. La INN incluye el Taller de Reportajes de Investigación en la Universidad Estadounidense, la incipiente web liberal MinnPost, el Instituto Nacional para los Reportajes asistidos por computadora, La Radio Pública Nacional, y el Centro Wisconsin para el Periodismo de Investigación. La red había incluido las operación investigadoras del liberal Huffington Post entre sus subvenciones, pero las Investigaciones del HuffPo se fusionaron con el posiblemente incluso más izquierdista, Centro para la Integridad Pública, en cuya junta se sienta Arianna Huffington”.

Soros inyectó su agenda para atacar a la derecha en el nombre del periodismo de calidad al invertir en programas académicos. Actualmente la situación doméstica en EEUU es evidencia de que Soros está construyendo un muro en torno a Trump al usar los medios principales de comunicación. Este es el motivo por el que Trump usó la palabra “deshonesto” para los comentaristas mediáticos estadounidenses en la ocasión de su investidura presidencial.

OcultarRelated links

Los Niños Perdidos

disputar lo existente. liberar lo posible. reencantar el mundo.

LA CONCHIGLIA DI VENERE

The Nude in Art History

(OTHER) SKATEBOARDING

Catálogo beta

La Haine - La Haine

artefactos para habitar las barricadas en flor

Círculo de Bellas Artes

artefactos para habitar las barricadas en flor

Nâzim Hikmet en español

artefactos para habitar las barricadas en flor

Poesía y otras zarzas

Blog de Enrique Gutiérrez Miranda. ēgm. 2017

El mejor viaje del mundo

Fuimos sedentarios, Somos nómadas

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

1di

la poesía es un arma cargada de futuro

montse piñeiro

Escenografía, iluminación, fotografía. ilustración

Abril de Novo Magazine

Sempre à esquerda!

Aliento Invernal

Apreciación a la literatura, cine, pinturas y música, donde también se pueden compartir creaciones literarias de los lectores, creaciones que se pueden enviar al siguiente e-mail: inquietudliteraria@gmail.com

Foro Galego de Inmigración

Rede de asociacións e entidades de apoio ao inmigrante

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

TriploV Blog

Cultura para todos e mais alguns!