La era detox, de Ignacio Ramonet

Origen: La era detox, de Ignacio Ramonet en Público – Caffe Reggio

Ignacio RamonetDirector de ‘Le Monde diplomatique en español’

El fenómeno se está extendiendo. En nuestras sociedades desarrolladas, un número cada vez mayor de ciudadanos se plantea modificar sus modos de consumo. No sólo de los hábitos alimentarios, individualizados ya hasta tal punto que resulta prácticamente imposible reunir a ocho personas en torno a una mesa para comer un mismo menú. Sino del consumo en general: la vestimenta, la decoración, el aseo, los electrodomésticos, los fetiches culturales (libros, devedés, cedés), etc. Todas aquellas cosas que hasta hace poco se acumulaban en nuestros hogares como señales más o menos mediocres de éxito social y de opulencia (y hasta cierta medida, de identidad), ahora sentimos que nos asfixian. La nueva tendencia es a la reducción, al desprendimiento, al despojo, a la supresión, a la eliminación… En suma, a la desintoxicación. Al detox, pues. Como si comenzara el ocaso de la sociedad de consumo –establecida en torno a los años 1960 y 1970– y entráramos en lo que se empieza a llamar la “sociedad del desconsumo”.

Se podría objetar que las necesidades vitales de consumo siguen siendo inmensas en muchos países en vías de desarrollo o en las áreas de pobreza del mundo desarrollado. Pero esa realidad indiscutible no debe impedirnos ver este movimiento de “desconsumo” que se expande con un ímpetu cada vez más intenso. Por otra parte, un estudio reciente (1), realizado en el Reino Unido, indica que desde el principio de la revolución industrial, las familias iban acumulando bienes materiales en sus hogares a medida que sus recursos aumentaban. El número de objetos poseídos traducía su nivel de vida y su estatus social. Así fue hasta 2011. Ese año se alcanzó lo que podríamos llamar el “pico de los objetos” (peak stuff). Desde entonces, el número de objetos poseídos no deja de reducirse. Y esa curva, en forma de “campana de Gauss” (con aumento exponencial mientras sube el nivel de vida y que luego, después de un periodo de estabilización, desciende en las mismas proporciones), sería una ley general. Hoy se estaría verificando en los países desarrollados (y en muchas zonas opulentas de Estados del Sur), pero mañana también reflejaría la inevitable evolución en los países en desarrollo (China, la India, Brasil).

La toma de conciencia ecológica, la preocupación general por el medio ambiente, el temor al cambio climático y, en particular, la crisis económica del 2008 que con tanta violencia golpeó a los Estados ricos, han influenciado sin duda esta nueva austeridad zen. Desde entonces se han divulgado por las redes sociales muchos casos espectaculares de detox anticonsumista. Por ejemplo, el de Joshua Becker, un estadounidense que decidió hace nueve años, con su esposa, reducir drásticamente el número de bienes materiales que poseían para vivir mejor y lograr la calma mental. En sus libros (Living with Less, The more of Less) y en su blog “Becoming minimalist” (www.becomingminimalist.com/), Becker cuenta: “Limpiamos el desorden de nuestra casa y de nuestra vida. Fue un viaje en el que descubrimos que la abundancia consiste en tener menos”. Y afirma que “las mejores cosas de la vida no son cosas”.

Aunque no resulta fácil desintoxicarse del consumo y convertirse al minimalismo: “Comience poco a poco –aconseja Joshua Fields Millburn, que escribe en el blog TheMinimalists.com–, intente desprenderse de una sola cosa durante 30 días, comenzando por los objetos más sencillos de suprimir. Deshágase de las cosas obvias. Empezando por las que claramente no necesita: las tazas que nunca usa, ese regalo horrendo que recibió, etc.”.

Otro caso célebre de despojo voluntario es el de Rob Greenfield (2), un norteamericano de 30 años, protagonista de la serie documental “Viajero sin dinero” (Discovery Channel) quien, bajo el lema “menos es más”, se deshizo de todas sus pertenencias, incluso de su casa. Y anda por el mundo con sólo 111 posesiones (incluyendo el cepillo de dientes)… O el de la diseñadora canadiense Sarah Lazarovic, que pasó un año sin comprarse ropa y cada vez que tenía ganas de hacerlo, dibujaba la prenda en cuestión. Resultado: un bonito libro de bocetos titulado Un montón de cosas lindas que no me compré (3). También está el ejemplo de Courtney Carver, que propone en su página web Project 333 (https://bemorewithless.com/project-333/), un desafío de bajo presupuesto invitando a sus lectores a vestirse con sólo 33 prendas durante tres meses.

En la misma línea está el caso de la bloguera y youtuber francesa Laetitia Birbes, 33 años, que se hizo célebre por su desafío de nunca más volver a comprarse ropa: “Yo era una consumidora compulsiva. Víctima de las promociones, de las tendencias y de la tiranía de la moda –dice–. Había días en que llegaba a gastarme quinientos euros en prendas… En cuanto tenía problemas con mi pareja o con los exámenes, compraba ropa. Llegué a integrar perfectamente el discurso de los publicitarios: confundía sentimientos y productos…” (4). Hasta que un día decidió vaciar sus armarios y regalarlo todo. Se sintió libre y ligera; liberada de una carga mental insospechada: “Ahora vivo con dos vestidos, tres bragas y un par de calcetines”. Y da conferencias por toda Francia para enseñar la disciplina del “cero basura” y del consumo minimalista.

El consumismo es consumir consumo. Es una conducta impulsiva donde ya no importa lo que se compra, importa comprar. En realidad, vivimos en la sociedad del desperdicio, desperdiciamos abundantemente. Frente a esa aberración, el minimalismo de consumo es un movimiento mundial que propone comprar sólo lo necesario. El ejercicio es simple: hay que mirar las cosas que tenemos en casa y determinar cuáles realmente usamos. El resto es acumulación, veneno.

Dos periodistas argentinas, Evangelina Himitian y Soledad Vallejos, pasaron de la teoría a la práctica. Después de haber vivido como millones de consumidores acumulando sin ningún criterio, decidieron cuestionar su propia conducta. Estaba claro que compraban por otros motivos, no por necesidad. Y se impusieron estar un año sin consumir nada que no fuese absolutamente indispensable y contar con gran talento su experiencia (5).

No sólo se trataba de no consumir sino de desintoxicarse, de liberarse del consumo acumulado. Las dos periodistas empezaron imponiéndose una disciplina detox: cada una tenía que sacar diez objetos al día de su casa durante cuatro meses: 1.200 en total. Tuvieron que descartar, donar, desprenderse, despojarse… Como una suerte de purga, para pasar a ser desconsumistas: “En los últimos cinco años –cuentan Evangelina y Soledad– se encendió en el mundo una luz de conciencia colectiva sobre la manera de consumir. Que es una manera de controlar los abusos del mercado. Porque es también una estrategia para dejar al descubierto los puntos ciegos del sistema económico capitalista. Aunque suene pretencioso es exactamente eso: el capitalismo se apoya en la necesidad de fabricar necesidades. Y para cada necesidad fabrica un producto… Esto es especialmente cierto en los países con economías desarrolladas donde los índices oficiales miden la calidad de vida en sintonía con la capacidad de consumo…”.

Este hastío cada vez más universal del consumo también alcanza al universo digital. Está surgiendo lo que podríamos llamar un digital detox, que consiste en abandonar las redes sociales por un tiempo y por diferentes motivos. Se va extendiendo el movimiento de los “exconectados” o “desconectados”, una nueva tribu urbana compuesta por personas que han decidido darle la espalda a Internet y vivir offline, fuera de línea. No tienen WhatsApp, no quieren oír hablar de Twitter, no usan Telegram, odian Facebook, no sienten simpatía por Instagram y no hay casi ningún rastro de ellos por Internet. Algunos no poseen ni siquiera una cuenta de correo electrónico y, los que la tienen, la abren sólo muy de vez en cuando… Enric Puig Punyet (36 años) doctor en Filosofía, profesor, escritor, es uno de los nuevos “exconectados”. Ha escrito un libro (6) en el que recopila casos reales de personas que, deseosas de recuperar el contacto directo con los demás y consigo mismas, han decidido desconectarse. “La Internet participativa que, mayoritariamente, es la modalidad en la que estamos viviendo, busca nuestra dependencia –explica Enric Puig Punyet–. Al tratarse, casi en su totalidad, de plataformas vacías que se nutren de nuestro contenido, interesa que estemos a todas horas conectados. Esta dinámica la facilitan los teléfonos ‘inteligentes’, que han provocado que estemos constantemente disponibles y nutriendo a la Red. Este estado de hiperconexión conlleva sus problemas que estamos empezando a ver: nos resta la capacidad de atención, de proceso en profundidad e incluso de socialización. Gran parte del atractivo de las tecnologías digitales está diseñado por compañías que desean nuestro consumo y nuestra continua conexión, como sucede con tantos otros ámbitos porque es la base del consumismo. Cualquier acto de desconexión, ya sea total o parcial, debería entenderse como una medida de resistencia que desea compensar una situación que se encuentra descompensada” (7).

El derecho a la desconexión digital ya existe en Francia. En parte como respuesta a los múltiples casos de burnout (agotamiento por exceso de trabajo) que se han producido en los últimos años como consecuencia de la presión laboral (8). Ahora los trabajadores franceses pueden dejar de responder a mensajes digitales cuando termina su jornada laboral. Francia se convirtió así en pionera de este tipo de leyes, pero todavía quedan incógnitas sobre cómo se aplicará esa ley. La nueva norma obliga a las compañías con más de cincuenta empleados a abrir negociaciones sobre el derecho a estar offline, es decir, no contestar e-mails o mensajes digitales profesionales en sus horas libres. Sin embargo, el texto no obliga a llegar a un acuerdo ni tampoco fija ningún plazo para las negociaciones. Las empresas podrían limitarse a redactar una guía orientativa, sin la participación de los trabajadores. Pero la necesidad del digital detox, de estar fuera de las redes y darse un descanso de Internet, queda planteada.

La sociedad de consumo, en todos sus aspectos, ha dejado de seducir. Intuitivamente sabemos ahora que ese modelo, asociado al capitalismo depredador, es sinónimo de despilfarro irresponsable. Los objetos innecesarios nos asfixian. Y asfixian al planeta. Algo que la Tierra ya no puede consentir. Porque se agotan los recursos. Y se contaminan. Hasta los más abundantes (agua dulce, aire, mares…). Y ante la ceguera de muchos Gobiernos, llega la hora de la acción colectiva de los ciudadanos. En favor de un desconsumo radical.

NOTAS

(1) Chris Goodall, “‘Peak Stuff’. Did the UK reach a maximum use of material resources in the early part of the last decade?” http://static.squarespace.com/static/545e40d0e4b054a6f8622bc9/t/54720c6ae4b06f326a8502f9/1416760426697/Peak_Stuff_17.10.11.pdf
(2) https://mrmondialisation.org/rob-greenfield-le-forest-gump-de-lecologie/
(3) http://www.dailymail.co.uk/femail/article-2178944/Sarah-Lazarovic-How-woman-saved-2-000-PAINTING-clothes-wants-instead-buying-them.html
(4) http://www.lemonde.fr/m-perso/article/2017/09/15/consommation-trop-c-est-trop_5186310_4497916.html
(5) Léase Evangelina Himitian y Soledad Vallejos, Deseo consumido, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2017.
(6) Enric Puig Punyet, La gran adicción. Cómo sobrevivir sin Internet y no aislarse del mundo, Arpa editores, Barcelona, 2017.
(7) http://www.bbc.com/mundo/noticias-39216905
(8) En 2008 y 2009 hubo 35 suicidios en una compañía como France Telecom (ahora Orange). También los hubo en Renault. Desde el 1 de enero de 2017, la ley permite al asalariado de una empresa de más de cincuenta empleados no contestar e-mails fuera del horario de trabajo.

Advertisements

Violaciones y condición de la mujer en la India (Álvaro Enterría) 

Origen: Violaciones y condición de la mujer en la India (Álvaro Enterría) – Instituto de Indología

VIOLACIONES Y «CONDICIÓN DE LA MUJER» EN LA INDIA

Álvaro Enterría

La brutal violación y asesinato de una joven estudiante en Delhi por un grupo de rákshasas (demonios) hace unas semanas desencadenó una gran ola de protestas por todo el país. Los medios de comunicación internacionales han recogido este hecho y, como era de esperar, lo han acompañado por evaluaciones paternalistas sobre la condición general de la mujer en la India que, a mi entender, pecan en gran medida de superficialidad y de juzgarlo todo con la mentalidad occidental actual (lo cual ocurre también con las demás civilizaciones, como el mundo islámico, etc.).

Como llueve sobre mojado, y en España me preguntan a menudo por “la condición de la mujer en la India”, querría compartir con vosotros unos pensamientos, a sabiendas de que este es un tema muy delicado que levanta muchas ampollas y pasiones en Occidente. Tengo el privilegio de conocer bien dos mundos, y soy a menudo consciente de las incomprensiones entre los dos.

Lo primero que llama la atención al ver hechos como estos es el enorme precio que está pagando la India en su modernización. Las normas de la cultura tradicional se aflojan cada vez más, dejando a mucha gente en “tierra de nadie”. En concreto, muchos campesinos, antes integrados en una cultura y forma de vida clara y con sentido (aunque, evidentemente, muy dura en ocasiones), están siendo transformados en proletarios sin raíces ni cultura. Y en esta “tierra de nadie”, un gran valor que se está perdiendo a marchas forzadas es el respeto que la cultura tradicional otorgaba a la mujer (y que aún se le sigue otorgando en muchos ambientes).

Se habla a veces de la “desvalorización de la mujer”, que viene de antiguo. Sí, esto es muy cierto, pero es sólo, en mi opinión, la mitad de la verdad. Es imposible comprender la situación de la mujer en la India sin comprender la ambigüedad, las dos caras, que la tradición ha presentado en este tema. Teóricamente, la mujer está subordinada al hombre (como en toda sociedad tradicional), pero sin embargo, en pocos lugares se ha dado tanto valor a lo femenino. De esto testifica el hecho de que la Divinidad se concibe a menudo como Diosa: la Diosa Madre, mucho más que como Padre; por otra parte, toda divinidad masculina está acompañada de su “esposa”, que es quien le da su energía (shakti), su capacidad de actuar. Por otro lado, la mujer tenía y sigue teniendo un gran poder en la familia, y la sociedad india está formada por familias antes que por individuos. Una matrona india es una de las figuras más respetadas en la sociedad.

La mayoría de las críticas que se hacen, desde un punto de vista “feminista” que se ha vuelto el punto de vista occidental “por defecto”, adolecen, a mi entender, de una gran incomprensión de base: todo cuanto se diga se hace —así lo asegura el pensamiento de la India— desde un cierto punto de vista; no hay un punto de vista absoluto, verdad o error, bueno o malo, que sea definitivo e independiente del observador. Y aquí, el observador pertenece a una cultura y el observado a otra. No se puede juzgar a una sociedad con los valores de otra.

La sociedad tradicional india es lo que se llama “orgánica”: se basa en valores comunitarios, donde priman los grupos sociales (familia, casta = comunidad), y donde no se concibe al individuo como tal, como ente independiente. Al contrario, el Occidente moderno se ha formado reivindicando al individuo como ente en sí, libre y supremo, resistiéndose a las presiones sociales. La nueva clase media india está a medio camino entre estos dos polos, si bien dirigiéndose claramente del comunitario al individualista. Así, la India se encuentra desgarrada entre dos sistemas de valores opuestos.

En la sociedad tradicional, los individuos tienen el deber de contribuir al bienestar de su familia y su comunidad; en la moderna, los individuos tienen el derecho de ser felices más allá de las presiones sociales. La “libertad” es el valor moderno supremo; el “servicio” lo es de la sociedad antigua. Desde el punto de vista moderno, “servicio”, “sacrificio”, suponen opresión; desde el punto de vista tradicional, el nuevo concepto de “libertad” es en realidad esclavitud de la persona a sus impulsos egoístas.

En cierta ocasión le preguntaron a mi mujer (Árati Náyak): “¿No crees que la mujer india no es libre?”, a lo que contestó: “Yo no entiendo ese concepto de libertad. Desde que nacemos, dependemos de nuestra madre, de nuestro padre, de nuestra familia…” A las mujeres occidentales suele parecerles terrible la condición de las mujeres en la India y otros países, pero muchas se sorprenden al saber que a mi mujer le parece terrible la condición de las mujeres en Occidente. La mujer tradicional no quiere ser “liberada” por la modernidad, aunque a menudo su hija, educada según valores muy distintos (las “English-medium schools” hacen furor en la India actual), no quiera ya ser tradicional.

Sin embargo, la tradición antigua se descompone a ojos vista, y a menudo deja un erial tras de ella. Una tierra de nadie que es pronto ocupada por los valores en alza: el dinero y la satisfacción inmediata de los deseos, que las normas antiguas mantenían a raya. Es así muy cierto que han aumentado mucho las injusticias y el mal trato a las mujeres. Cuando se pierde el respeto que se las otorgaba, a veces sólo les queda a las mujeres el valor económico, sexual y práctico. En una economía crecientemente monetaria, las mujeres no suelen controlar el dinero, la fuente moderna de poder. Y la pobreza, el desraizamiento y el abuso del alcohol, cada vez más extendido, extreman aun más la situación.

Otro cambio reciente (apoyado por el cine y los medios de comunicación) es presentar a la mujer como “objeto de deseo sexual”, algo que es extraño a la cultura tradicional, al menos desde ese punto de vista. La sexualidad era encauzada antiguamente mediante los matrimonios tempranos (algo espeluznante para la mentalidad moderna, que no se aflige tanto sin embargo por la promiscuidad sexual de los adolescentes). Tampoco la India antigua era puritana, como se ve fácilmente en su arte; parece que fueron los musulmanes y los británicos quienes impusieron normas más rígidas. Ahora, con los cambios recientes, la atención de los jóvenes (y no tan jóvenes) se dirige cada vez más hacia el sexo, hasta llegar en ocasiones a la obsesión. Es sabido que en las grandes ciudades (y especialmente en Delhi), en los autobuses, en la calle, las chicas son acosadas a menudo por jóvenes que intentan tocarlas. De las grandes megalópolis indias, las ciudades más “seguras” para las mujeres son Chennai (antigua Madrás) y Kolkatá (antigua Calcuta): las ciudades más conservadoras y tradicionales. Los enormes cambios a los que está sometida la sociedad india la están haciendo pasar a grandes pasos del ideal antiguo, la renuncia por el bien común (tyaga), al disfrute y la búsqueda de placer (bhoga).

Con todo esto que antecede no pretendo atacar los valores que rigen en Occidente, plenamente válidos en su entorno. Lo que siempre me indigna es el impulso “misionero”, rémora de su historia, mediante el cual Occidente pretende (casi exige) que todo el mundo se comporte igual que él, y sostiene que su “religión” es la única verdadera: el famoso “siglo XXI”, que por lo visto sólo puede ser de una manera.

Imaginemos que los medios de comunicación de la India empezaran a publicar artículos y documentales sobre “la terrible condición de los ancianos” en Europa: abandonados a menudo a su suerte por sus hijos, recluidos en residencias donde sólo esperan la muerte, sin que la sociedad los respete por su sabiduría ni les dé un papel que otorgue sentido a su vida. Otro tanto se podría escribir sobre “la condición de los niños”, creciendo en entornos familiares inestables y sin recibir a menudo el amor y la atención que necesitan. Claro, si los criterios son asistencia hospitalaria, medios económicos, buenas escuelas, etc., los países europeos nórdicos estarían a la cabeza del mejor trato a los ancianos y a los niños; si el criterio es el amor y un entorno afectuoso y de seguridad, el respeto y el sentido de la vida, India estaría muy por encima.

Por otro lado —y esto lo reconocen muchos periodistas—, el hecho de que haya habido una reacción de tal calibre a estos hechos brutales es un signo de que la sociedad india es muy dinámica y quiere luchar por resolver sus lacras. Lacras que tienen todas las sociedades, aunque las propias suelen resultar mucho más invisibles que las ajenas.

Milleiros de persoas maniféstanse en Compostela a favor do dereito a decidir de Cataluña

Origen: Milleiros de persoas maniféstanse en Compostela a favor do dereito a decidir de Cataluña | Ollaparo. O universal é o local sen muros

30 Setembro, 2017 at 13:46

Milleiros de persoas maniféstanse en Compostela a favor do dereito a decidir de Cataluña

por Redacción

Diante da ofensiva do Estado, Galiza vén de mostrar hoxe a súa faciana máis democrática. “A loita de Catalunya é tamén a nosa loita” foi unha das lendas que corearon os varios milleiros de persoas convocadas pola Plataforma Galiza con Catalunya.Representantes de BNG e En Marea maniféstanse unidos na capital galega de brazo dado de representantes de movementos sindicais (CIG e a CUT ), as 30 organizacións sociais  que integran a plataforma e a cidadanía soberanista en “solidariedade” co referendo do 1-O.

Nun ambiente alegre e festeiro entre lendas e chamados a prol a autodeterminación galega e catalá. “Eu apoio o referendo” era a lenda afirmativa que figuraba en cartaces, autocolantes e faixas. Tamén  a de “Independencia” figuraba na faixa principal que abria a manifestación.Entre os participantes na marcha, Ana Pontón, lider do BNG, Paulo Carril, do sindicato CIG, Xosé Manuel Beiras e Camilo Nogueira, o portavoz parlamentario de En Marea, Luis Villares, e  varios deputados.

Votar non é delito”, “Estado español, Estado policial” , “votarán, votarán” repetíronse a eito . “A loita do pobo catalán é amén a nosa loita”, encerraba o manifesto, que lanzaba unha  nídia “mensaxe de solidariedade, de apoio e de ánimo” a Catalunya que mañá poderá ir votar nunhas condicións difíciles sen perder a serenidade que caracterizou o Procés durante estes anos.

A Plataforma Galiza con Catalunya  entende que a autonomía catalá ficou “suspendida” por parte do Estado e censura  as “ameazas constantes dun réxime decrépito” que caiu unha espiral de prohibicións que coartaran dereitos básicos como o de reunión, o de liberdade de expresión e informacion, e mesmo o dereito á intimidade. Diante desta autoritaria posición do Estado, a reacción de partidos, sindicatos e da sociedade civil galega concretouse en decenas de actos, referendos simbólicos,  concentracións  eque culminaron esta mañá en Compostela cun  acto de solidariedade coa aposta democrática pola referendo do 1-O na Cataluña. Cidadáns que queren votar o seu destino.


1-O Referendo de Autodeterminación en Cataluña


 

Concentracións unionistas 

Santiago, A Coruña, Lugo e  Vigo concentraronse apenas decenas de personas en contra do referendo catalá. Diante do concello de Vigo sentíronse  berros a favor do exército, a Lexión, a Gardia Civil e   Policía Nacional Española como “Toda España es de todos”,  “España unida jamás será vencida”, nunha convocatoria institucional realizada polo presidente da FEMP Abel Caballero.

Ayotzinapa: tres largos años sin saber la verdad

Origen:

Ayotzinapa: tres largos años sin saber la verdad | Periodistas en Español

Ayotzinapa: tres largos años sin saber la verdad

Septiembre parece fatídico para los mexicanos. En ese mes, de hace tres años, fueron detenidos en Ayotzinapa 43 estudiantes de una escuela normal (formación para ser maestros) del Estado de Guerrero, y desaparecieron.

Asistentes al tercer aniversario de la desaparición de los normalistas realizado en la Ciudad de México.
Asistentes al tercer aniversario de la desaparición de los normalistas realizado en la Ciudad de México.

Iban en autobuses que fueron detenidos por policías municipales corruptos, quienes supuestamente, se los entregaron a un grupo de narcos. Estos últimos, dicen las autoridades oficiales, les quemaron y arrojaron sus restos a un río. Detuvieron a los criminales, que están en la cárcel, incluidos el alcalde de la localidad donde se produjeron los hechos, y su mujer. Fin. No hubo más. Es lo oficial, la “verdad histórica” del Gobierno mexicano (1).

Eso es todo lo que han conseguido los familiares de estos jóvenes. Pero hay más, mucho más. Como que alguien explique qué pasó con uno de los autobuses en donde viajaban los muchachos que “desapareció” del registro de vehículos contabilizados. Estaba lleno de droga.

Y por qué varios teléfonos móviles de esos estudiantes fueros usados dentro del cuartel militar próximo al lugar de los hechos. Y por qué el Gobierno se ha negado en redondo a que los investigadores internacionales interrogaran a miembros del ejército y de la marina. Y por qué obstaculizaron continuamente la investigación de los especialistas, e incluso intentaron desprestigiarlos para que los ciudadanos no creyeran sus conclusiones. La lista de interrogantes es inmensa y ninguno ha sido despejado.

A primeros de diciembre “se encontraron” unos restos en el supuesto “basurero” de la localidad de Cocula donde fueron incinerados, una teoría que los expertos del GIEI desmintieron con total rotundidad en base a pruebas documentadas (3). Se correspondían con uno de los normalistas, Alexander Mora Venancio, según forenses argentinos contratados por las familias de los estudiantes. Ya no ha aparecido ningún otro vestigio de los demás. La cerrazón gubernamental a admitir la participación de fuerzas oficiales ha dejado el caso en el limbo. Y el asesinato (4) de Miguel Ángel Jiménez, coordinador del grupo que buscaba a los estudiantes, deja aún más dudas en lo que concierne al interés “oficial” por esclarecer los hechos y castigar a los culpables, sean del bando que sean.

Mexico-Ayotzinapa-3-cartel

Mexico-Ayotzinapa-3-pancarta

Ayotzinapa: la sociedad no olvida

Tres años después, familiares, organizaciones de DD HH, y la sociedad mexicana han protagonizado una gran manifestación en la Ciudad de México para recordar al ejecutivo que #ayotzinapa no se olvida. Ante la situación producida por los terremotos de estos días, se concentraron en el poco espacio que les dejaba la estatua del Caballito, en el Paseo de la Reforma.

Tania Reneaum, directora Ejecutiva de Amnistía Internacional México (AI),  declaró que hoy, su país “sigue de pie después de las profundas cicatrices que los últimos fenómenos naturales han provocado”, pero que “también hoy se abre de nuevo una de las más lacerantes y preocupantes heridas de la memoria colectiva: la desaparición forzada de 43 estudiantes, un hecho terrible y crimen de derecho internacional que hasta ahora no ha sido debidamente investigado y que sigue sin resolverse, dejando en la incertidumbre el destino de los estudiantes pero sobre todo, la capacidad del Estado para proteger a sus ciudadanos”.

Tres años después siguen buscando a sus desaparecidos entre los escombros de instituciones corruptas y el crimen del olvido, en donde la voluntad política real de las autoridades nunca se ha hecho presente. La mentira histórica de este caso marcará el sexenio de Peña Nieto, pero, aseguró “nosotras y nosotros en solidaridad con sus padres y madres los seguiremos contando, los seguiremos buscando, luchan para que salga a la luz la verdad y se tenga acceso a la justicia”.

Reneaum, fue más allá, al asegurar que “es tiempo de que Enrique Peña Nieto deje de apropiarse del discurso de la sociedad civil con fines de campaña y oportunismo mediático. La historia no perdona, y nosotras tampoco. México es un país de víctimas, y el Presidente debe dejar de tratar de ocultar los casos bajo la alfombra y enfrentar la realidad de un país en donde la corrupción y la falta de legalidad matan y desaparecen a las personas día a día”.

Versiones de la Revolución Rusa

Origen: Versiones de la Revolución Rusa

Versiones de la Revolución Rusa

Hayas sido comunista, lo seas, seas anarquista ( Majnó), revolucionario por cuenta propia, LA REVOLUCIÓN RUSA no puedes dejar de considerarla como uno de los grandes hitos de la Historia de la Humanidad.

Supuso y porto todas las ESPERANZAS, todas las ansias de LIBERTAD Y DIGNIDAD, y abrió laS puertas de par en par, a los grandes cambios sociales, hizo evidente que CAMBIAR EL MUNDO ERA POSIBLE, Y QUE ESE CAMBIO ESTABA EN LAS MANOS DE LOS PUEBLOS.

También hizo patente que los ENEMIGOS DE LA LIBERTAD, DE LA IGUALDAD, DE LA FRATERNIDAD, son enormemente poderosos, y ese PODER SE LO DAMOS NOSOTROS MISMOS.

Versiones de la Revolución Rusa

Retrato de Lenin en una manifestación por el Día de los Trabajadores en Moscú, Rusia. Natalia Kolesnikova/AFP/Getty Images

Una lista de películas, novelas, documentales, testimonios, ensayos… para sumergirse en unos de los episodios históricos más relevantes del siglo XX.

 

Versiones de la Revolución RusaOctubre  

Serguéi Eisenstein

1928

Rodada en 1927 para conmemorar el décimo aniversario de la Revolución de Octubre, esta película muda se basó en el libro de John Reed, Díez días que estremecieron al mundo, centrado en los acontecimientos que tuvieron lugar en San Petersburgo entre abril y octubre de 1917. Como en su anterior film, El acorazado Potempkin, considerada su obra maestra, Eisenstein ofrece una película de propaganda soviética que es, al mismo tiempo, un buen ejemplo de su innovador arte cinematográfico basado sobre todo en el montaje. En la cinta no hay personajes principales. La Revolución es presentada como un logro colectivo del pueblo ruso en su conjunto. Para ofrecer una mayor veracidad al relato, además de contar con actores profesionales, también se usan imágenes originales de Lenin o Trotsky.

 

Versiones de la Revolución RusaLa rosa roja. Biografía gráfica sobre Rosa Luxemburgo

Versiones de la Revolución Rusa

Kate Evans

Rosetta, 2017

Rosa Luxemburgo fue una de los intelectuales más destacados dentro de los movimientos de izquierdas del continente europeo a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Nacida 1871 en una Polonia controlada por el Imperio ruso, su actividad política más destacada se desarrolló en Alemania, primero en el Partido socialdemócrata y más tarde en la Liga Espartaquista. Participó en la Revolución de 1905 mientras vivía en Varsovia, pero no llegó a participar directamente en la Revolución de 1917 porque se encontraba cumpliendo desde 1916 una pena de prisión de más de dos años. Aunque era profundamente partidaria de la Revolución como objetivo, no tardó en mostrarse crítica con los líderes bolcheviques por su modo de conducirla. La británica Kate Evans ilustra los momentos más destacados de la biografía de una activista que fue asesinada de un tiro en la cabeza en Berlín, en 1919, en el marco de la brutal represión que el entonces gobierno socialdemócrata –el primero de la República de Weimar–, aliado con milicias nacionalistas,  desplegó contra los revolucionarios espartaquistas.

 

Versiones de la Revolución RusaCaballería roja

Versiones de la Revolución Rusa

Isaak Bábel

Galaxia Gutenberg o RBA, 2011

Isaak Bábel, nacido en Odessa en 1894, se sumó desde el principio con entusiasmo a la corriente revolucionaria que prometía transformar de una vez por todas el viejo Imperio. Por aquel entonces, el joven Babel vivía en San Petersburgo y había publicado ya algunos relatos en una revista dirigida por Máximo Gorki. Su verdadera formación como escritor, sin embargo, se completaría en los años siguientes, cubriendo como periodista los acontecimientos revolucionarios y la guerra civil. Fue de especial importancia la temporada que pasó siguiendo como reportero al Primer Ejército de Caballería del Mariscal Budionni durante la Guerra Polaco-Soviética. Bábel, un intelectual judío miope poco preparado para la vida salvaje del frente, compartió sus días con curtidos jinetes cosacos, conocidos históricamente por su participación en pogromos antisemitas. De aquella experiencia surgirán los relatos de Caballería Roja. La mirada de Babel destaca el sinsentido –y la belleza– de la guerra con un estilo que influenciaría a muchos escritores posteriores y contemporáneos, como Ernest Hemingway. Sin duda es una de las mejores obras literarias del siglo XX ruso. Babel sería purgado por Stalin 20 años después. Apenas escribió nada en sus últimos días, incapaz de sumarse al realismo literario soviético impuesto desde el régimen estalinista.

 

Versiones de la Revolución RusaVersiones de la Revolución Rusa

Marina Tsvietáieva Acantilado, 2015

Días malditos. Un diario de la Revolución

Iván Bunin

Versiones de la Revolución Rusa

Acantilado, 2017

La poeta Marina Tsvietáieva, figura esencial de la poesía rusa, llevó un diario durante aquellos días caóticos de la revolución. Asistimos a sus viajes, a sus dificultades para sobrevivir, y leemos descripciones de la vida cotidiana complicada por la carestía y la violencia arbitraria en las calles. Tsvietáieva, casada con un poeta colega de generación que militó en el bando blanco, se exiliaría de Rusia tras la Revolución, pero terminaría regresando para estar más cerca de su hijo, enviado al gulag. Su hija también pasaría más de tres lustros en los campos de trabajo.  Por su parte, el escritor Ivan Bunin se muestra mucho más agresivo contra los bolcheviques en sus diarios que Tsvietáieva. La mayoría de las páginas están dedicadas a resaltar el “Terror Rojo” que se fue extendiendo por el viejo Imperio zarista entre Moscú y Odessa, ciudad a la que muchos miembros de la burguesía, entre ellos el propio escritor, habían viajado con la esperanza de abandonar el país en uno de los barcos que zarpaban llenos de refugiados. Escritor famoso en los años previos a la Revolución, heredero del estilo de Antón Chéjov, Bunin se exilió en 1909 en París, para no regresar jamás a su país. Sería el primero escritor ruso en recibir un Premio Nobel en 1933. Murió a finales de 1953, así que tuvo la suerte de sobrevivir durante unos pocos meses a Stalin.

 

Versiones de la Revolución Rusa

Rojos

Versiones de la Revolución Rusa

Warren Beatty

1981

John Reed, autor del ya mencionado libro de crónica periodística sobre la Revolución Rusa Diez días que estremecieron al mundo, tuvo una vida intensa. Además de estar implicado en algunas de las luchas obreras más destacadas de su tiempo en Estados Unidos, informó sobre la revolución mexicana y fue corresponsal en el frente oriental durante la Primera Guerra Mundial. La película de Warren Beatty, de más de tres horas de duración, se ocupa sobre todo de su compromiso político en EE UU y de sus dos estancias en Rusia, país en el que falleció a causa del tifus a la edad de 37 años. Algunos de los personajes que aparecen en la película y que tuvieron relación estrecha con Reed, como Emma Goldman o Eugene O’Oneil, fueron figuras políticas e intelectuales esenciales en el desarrollo de los movimientos políticos y sociales de izquierdas en Estados Unidos durante el primer tercio del siglo XX. Reed es el único estadounidense enterrado en el mausoleo de las murallas del Kremlin.

Versiones de la Revolución RusaEl meñique de Buda

Viktor Pelevin

Versiones de la Revolución Rusa

Mondadori, 2006

El joven Pytotr Voyd vive en un tiempo propio, a caballo entre el Moscú postcomunista que naufraga en el torbellino controlado por la mafia del recién descubierto capitalismo y la Rusia revolucionaria atravesada por las columnas del comandante rojo Chapáyev. El escritor ruso Viktor Pelevin, uno de los más originales de las letras rusas tras el derrumbe de la Unión Soviética, ofrece en El meñique de Buda una novela peculiar que, además de oscilar entre tiempos y lugares, utiliza con desenvoltura referencias de cultura pop que describen bastante ajustadamente (o casi) la delirante realidad rusa de la década de los noventa, cuando muchos rusos sentían que vivían en un país a la deriva. No es casual que lector descubra que el joven Pytotr Voyd está ingresado en un psiquiátrico y que las escenas de la revolución que le acosan son sólo reales en su mente. Las calles de Moscú en los 90 no resultaban mucho más acogedoras. Las obras postmodernas de Pelevin supusieron un cambio de rumbo en la literatura rusa y tuvieron cientos de miles de lectores, especialmente entre los miembros de las generaciones más jóvenes quienes, a diferencia de sus mayores, no tenían experiencia de la pasada historia rusa como tragedia: su realidad se limitaba a un presente caracterizado únicamente  por la farsa.

Breve historia de la Revolución rusa

Mira Milosevich

Versiones de la Revolución Rusa

Galaxia Gutenberg, 2017

Hay numerosos buenos libros de historia sobre la Revolución Rusa en castellano. Desde clásicos de la historiografía como el de E. H. Carr, hasta obras más recientes como las de Orlando Figes o Richard Pipes, dos referencias contemporáneas en el campo de la historia contemporánea rusa. El lector puede optar asimismo por el relato de uno de sus protagonistas: la historia de la Revolución escrita por León Trotski, con una reciente edición en castellano. En los últimos meses se han publicado también obras que condensan el relato de la Revolución en muchas menos páginas para aquellos que quieran abordarla con más concisión. Uno de ellos es esta breve historia escrita por Mira Milosevich, profesora de relaciones internacionales la IE University y analista del Real Instituto Elcano y de la Fundación Faes. Milosevich, especializada en la política y la sociedad rusa del siglo XX, analiza las dinámicas que, a su entender, condicionaron el estallido revolucionario, y sigue su evolución desde la creación del “primer Estado  socialista comunista bolchevique” hasta el momento presente. “Sólo los hechos posteriores a la Revolución revelaron cuáles habían sido sus verdaderos motivos”, afirma Milosevich. Una afirmación tan cuestionable como estimulante para seguirla en su recorrido por el siglo XX soviético en algo menos de trescientas páginas.

Doctor Zhivago

Versiones de la Revolución Rusa

David Lean 1965

Superproducción de Hollywood dirigida por el maestro David Lean, la película se basa en la novela del escritor ruso Boris Pasternak, que había recibido el Premio Nobel unos años antes. Al igual que el libro, el film abarca varias décadas de la historia rusa, desde la época zarista hasta los años 30. Aunque la Revolución y la consiguiente guerra civil que arrasó el país durante varios años son los acontecimientos esenciales que marcan las vidas de los protagonistas, el trío amoroso formado por Yuri Zhivago, Lara y Tonia convirtió a la novela y a la película en una obra emblemática sobre el amor en tiempos de cólera. Las circunstancias que rodearon a la publicación de la novela se enmarcan en la lucha por la hegemonía cultural que se libró durante la guerra fría. Pasternak, al igual que su personaje, terminó desencantado del régimen que nació tras la Revolución. Aunque en el caso de Pasternak, que llegó a sentir una fascinación casi mística hacia Stalin, ese proceso de desencanto tardó unos cuantos años más en completarse. Durante sus últimos años de vida, el autor se convirtió en un personaje complejo dentro de la órbita cultural estalinista: tolerado –nunca llegó a padecer la represión intensa de otros compañeros de generación literaria–, pero incómodo para un régimen al que repugnaba su individualismo literario.

Octubre

China Miéville

Versiones de la Revolución Rusa

Akal, 2017

El escritor británico China Miéville ofrece un ensayo sobre la Revolución con un punto de vista que, reconoce en el prólogo, no es imparcial: es una historia en la que tiene sus héroes y villanos. No lo oculta, dice, pero espera que el lector, sea del signo que sea, pueda reconocer que ha tratado de ser justo al describir la participación de unos y otros en los acontecimientos históricos que describe. Tras un primer capítulo en el que explica los antecedentes de la revolución de 1917, cada uno de los nueve capítulos siguientes están dedicados a un mes de ese mismo año, comenzando en febrero. En el epílogo, Miéville ofrece unas reflexiones finales sobre las consecuencias de la Revolución de Octubre en Rusia, la “zona cero para cualquier discusión sobre un cambio social radical y esencial”. A un siglo de distancia, sobre las consecuencias de la Revolución Rusa, parafraseando al ex primer ministro chino Zhou Enlai cuando le preguntaron por la Revolución Francesa, podría decirse que aún es demasiado pronto para poder juzgarlas en toda su complejidad.

Lénine, une autre histoire de la révolution russe 

Versiones de la Revolución Rusa

ARTE

2017

Emitido este mismo año, este documental francés del canal ARTE resume en poco más de hora y media el proceso revolucionario ruso de 1917. Usando casi exclusivamente filmaciones y fotografías de época, se detiene en las fechas más importantes de aquellos convulsos meses, prestando especial atención al proceso de enfrentamiento político entre el gobierno provisional de Kerenski y los bolcheviques encabezados por Lenin. Uno de los hilos conductores son los escritos de Nikolái Sujánov, periodista y político menchevique que escribió una crónica a pie de obra del proceso revolucionario y terminaría siendo fusilado por el régimen estalinista en 1940. En el DVD se incluyen entrevistas con varios especialistas franceses en la historia rusa, como la sovietóloga Hélène Carrère d’Encausse.

 

Manifestación o sábado en Compostela a favor do 1-O | 

Origen: Manifestación o sábado en Compostela a favor do 1-O | Ollaparo. O universal é o local sen muros

 


Manifestación o sábado en Compostela a favor do 1-O

por Redacción

Manifestación nacional convocada para o 30 de setembro pola plataforma Galiza con Catalunya (@gzcomcatalunya)  e o Comité Galego de Solidariedade Internacionalista (http://www.mardelumes.org/) en apoio ao proceso de autodeterminación do pobo catalán e de protesto contra as medidas represivas aplicadas polo Estado español contra as súas institucións e contra o seu pobo, ao que denega a posibilidade de escoller democráticamente.

España: la extrema derecha resurge a la sombra del Gobierno 

Origen: España: la extrema derecha resurge a la sombra del Gobierno | Periodistas en Español

España: la extrema derecha resurge a la sombra del Gobierno

La falta de medios y coordinación de las fuerzas de seguridad han permitido el desarollo de una concentración violenta en Zaragoza (España) que ha provocado numerosos incidentes a las puertas de un centro social en el que se desarrollaba una asamblea de cargos públicos por la fraternidad, la libertad y la convivencia, en la que se reclamaba más democracia en Cataluña.

Los partidos, confluencias y plataformas ciudadanas Podemos, Izquierda Unida, Catalunya En Comú, En Marea, Equo, ERC, Compromís y PdeCAT han publicado un comunicado en el que  manifiestan la preocupación que ha generado la actuación del Ministerio de Interior y de la Delegación de Gobierno de Aragón “que no han sido capaces de  garantizar la seguridad de las más de 470 personas congregadas en la Asamblea de cargos públicos por la fraternidad, la libertad y la convivencia, celebrada hoy en el pabellón Siglo XXI de Zaragoza”.

Zaragoza-ultras

Según estos partido políticos “a pesar de la buena actitud y profesionalidad de los agentes policiales allí presentes, se ha informado a la organización de la Asamblea de la carencia de efectivos para controlar a los integrantes de una concentración de la extrema derecha, debido al desplazamiento de agentes a Catalunya”.

Violeta Barba
Violeta Barba

Como consecuencia se han producido numerosos incidentes así como una agresión a la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, quien ha sido golpeada en el pecho por un objeto lanzado desde fuera del recinto.

Asimismo, cientos de personas y de trabajadores, incluidos los profesionales de los medios de comunicación, se han visto obligados a permanecer retenidos en el pabellón, por la incapacidad del Gobierno para garantizar su seguridad.

Ante la violencia y amenazas de las que han sido objeto, los organizadores del acto reivindican “el carácter de esta Asamblea, un acto de llamamiento al diálogo en el que han participado cargos públicos que representan a seis millones y medio de ciudadanos”, y sostienen que “frente al fascismo, el autoritarismo y la violencia, hoy seguimos reivindicando más democracia”.

HEY,BLAIR!

Music and lifestyle

Casting Hopes to the Future

Sharing thoughts, ideas, pictures, poems, moments....that help us to cast hopes to a better and brighter future, while give us joy to live today. (Disparando esperanzas al futuro)

ALGO DE JAZZ, BLUES, ROCK...

La música que me sorprende. Music that amazes me.

lasonrisasingato

Just another WordPress.com site

abordaxe

comunicación anarquista galiza

MUSAS DISIDENTES

La poesía es mi último cartucho.

Los Niños Perdidos

disputar lo existente. liberar lo posible. reencantar el mundo.

LA CONCHIGLIA DI VENERE

The Nude in Art History

(OTHER) SKATEBOARDING

Catálogo beta

La Haine - La Haine

artefactos para habitar las barricadas en flor

Círculo de Bellas Artes

artefactos para habitar las barricadas en flor

Nâzim Hikmet en español

artefactos para habitar las barricadas en flor

Poesía y otras zarzas

Blog de Enrique Gutiérrez Miranda. ēgm. 2017

elmejorviajedelmundo

fuimos sedentarios, somos nómadas.

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

1di

la poesía es un arma cargada de futuro

montse piñeiro

Escenografía, iluminación, fotografía. ilustración